•  |
  •  |

Los miembros directivos de la Coordinadora Civil, CC, expresaron ayer que desde ya Nicaragua está representada por un gobierno conformado por un “remedo de institucionalidad”, con “poderes que no generan confianza” y partidos políticos que ya no son una opción de cambio, en un panorama donde solo la “fuerza de la ciudadanía” podrá cambiar el rumbo del país, aseguró ayer la vocera de la CC, Luisa Molina.

Según ella, el futuro de Nicaragua en los próximos cinco años es “confuso”, porque la sociedad ha “caído en un círculo de corrupción desde abajo hacia arriba”, donde “todo es irregular, poderes del Estado subordinados, el Consejo Supremo Electoral es ilegal, muchos magistrados de la Corte Suprema de Justicia son de facto; la Contraloría General es de facto; la Fiscalía no ve ni oye, entonces qué podemos pedir…”.

No hay recursos para protestar
Asegura que solo la fuerza de los ciudadanos puede oponerse a este gobierno que considera “sin legitimidad”, sin embargo, Molina está clara de que los nicaragüenses —por muy inconformes que estén con lo que ocurre en Nicaragua— no tienen recursos para salir de sus territorios, comunidades, municipios, y llegar a la capital a protestar.

“La mayoría de los miembros de la Coordinadora Civil están fuera de Managua y venir a la capital significa al menos un costo de 300 córdobas por persona y si nosotros no podemos financiarles el costo de movilización a las personas, ellos se lo tienen que financiar solos, entonces esa ya es una decisión muy personal en esta situación que vive Nicaragua…”, manifestó Molina, en alusión a las dificultades que tienen los ciudadanos para movilizarse masivamente, para expresar al gobierno sus demandas.

La CC es una organización que aglutina 600 organizaciones de la sociedad civil y el ocho de agosto de 2010 sus integrantes fueron agredidos por los miembros de la Juventud Sandinista, en los predios baldíos de la Catedral Metropolitana.

“Las elecciones ya no sirven de mucho”
Aun así, Molina anunció ayer que la CC va a seguir trabajando en la educación y el conocimiento de los derechos de la gente, “para que los nicaragüenses sean siempre sujetos de derecho, no solo cuando van a votar”, porque considera que en la actualidad “las elecciones ya no sirven de mucho”.

En el pronunciamiento leído ayer por Marilea Mendoza, enlace de la CC en Masaya, señala que “este gobierno ha anulado el derecho cívico de la ciudadanía nicaragüense a elegir libre y transparentemente a sus gobernantes, de acuerdo a los normas que la misma Constitución prescribe”.

“Por ello, y luego de 14 años durante los cuales nos ha tocado asumir diferentes roles y aprender diversas lecciones que nos han llevado a asumir compromisos que, en momentos, se han tornado peligrosas por la dificultad que significa trabajar con gobiernos que se asumen dueños del Estado”, se lee en la “Carta a la Nación”, leído ayer en conferencia de prensa.

Molina agregó que van a respaldar la manifestación que están promoviendo los “Hijos de Nicaragua”, el próximo 30 de diciembre, pero explicó que no podrán movilizar a los integrantes de las redes territoriales, porque no tienen recursos para trasladarlos a Managua.