•  |
  •  |

Si algún rédito le queda a la sociedad civil durante el 2011 es que decidió marchar sola, al margen de los partidos políticos, según dirigentes de distintas organizaciones para quienes fue un año de mucho ajetreo político; doce meses en los que tuvieron que lidiar con la falta de tolerancia.
Unos no tienen muy buenos recuerdos de las manifestaciones, plantones y protestas en las que durante este año asistieron y, aunque los números y cantidad de los activistas sociales no es reconocida por los agentes de poder no les desanima a proseguir su lucha.
Algunas de estas organizaciones tuvieron acercamientos con partidos políticos, particularmente con la alianza PLI que llevó como candidato a la presidencia al empresario radial Fabio Gadea Mantilla.
Marvin Parrales del movimiento Pedro Joaquín Chamorro, conocido por promover las marchas de los llamados “Encachimbados”; Benjamín Lugo del Movimiento por Nicaragua; y Alejandro Lagos del Movimiento “Los Hijos de Nicaragua” contarán desde su propia visión lo que significaron las marchas de la oposición en el 2011.

Violencia el 2 de abril
Tanto Parrales como Lugo y Lagos conciben que las marchas de la oposición en conjunto con las de la sociedad civil estuvieron marcadas por la violencia que le adjudican a simpatizantes del partido de gobierno. En la memoria de estos tres dirigentes civiles está la marcha realizada el dos de abril de 2011 cuando miembros de la Juventud Sandinista impidieron la culminación de la protesta en los alrededores de la “Plaza de la Victorias”.
En esa ocasión, según Benjamín Lugo del “Movimiento por Nicaragua”, una contramarcha fue anunciada por simpatizantes del partido de gobierno para impedir que la protesta contra la reelección presidencial del presidente Daniel Ortega se realizara.
“El oficialismo convocó a una marcha paralela inventando un festival de la juventud, pero de todas maneras nosotros nos hicimos presentes, varios miles de nicaragüenses, pero no pudimos llegar al punto donde culminaría la marcha porque habían turbas y la Policía impidió que avanzáramos”, recordó Benjamín Lugo.
Alejandro Lagos de “Los Hijos de Nicaragua”, considera que en esta manifestación del dos abril hubo un exceso de la Policía. “Supuestamente se evitaría males mayores, sin embargo, sabemos que lo que se trataba era frenar y cuidar la “Plazas de la Victorias”.
La información de END del tres de abril consignó que varios buses fueron impedidos de ingresar por los accesos a Managua, pero que la población se iba por veredas hasta el punto de la concentración pero también era detenida por la Policía. Ese día la directora de la Policía, primera comisionada Aminta Granera tuvo que presentarse en el lugar para mediar entre los activistas de la sociedad civil y los del partido de gobierno.
Todo ocurrió en las cercanías del Colegio Teresiano.

“Marchas no de partidos”
Lugo considera que las marchas convocadas por el Movimiento por Nicaragua, MPN y de la sociedad civil han dado la oportunidad a la población de manifestarse sin necesidad de ir a través de los partidos políticos.
El MPN valora como positivas las convocatorias de influencia política pero no partidaria, según Benjamín Lugo, quien es miembro ejecutivo de este movimiento.
“En los distintos momentos del año 2011 hicimos convocatorias y lo más importante aquí es haber logrado elevar la conciencia del pueblo en cuanto a la importancia de la participación ciudadana, cosa que antes estaba limitado a los partidos políticos”, sostiene Lugo.
No obstante, para Marvin Parrales, las protestas que realizó su movimiento, Pedro Joaquín Chamorro, se hicieron en contra de las injusticias políticas y sociales, contra la carestía de la vida, los planes de reelección del presidente Daniel Ortega y por una “oposición que no hace nada”.

“Marchas políticas, sociales y reivindicativas”
“En la “marcha de “Los Encachimbados” nosotros tratamos de reflejar el descontento de la población para con un sistema injusto, no precisamente el que rige el país, sino el sistema que ha mantenido toda la clase política del país en contra de sus propios ciudadanos porque no han sabido representarlos”.
Según Parrales, la marcha del 9 de julio, “no fue solo en contra de la reelección del presidente Ortega sino contra la tortilla chiquita y más cara, por el alza de la canasta básica y por el alza de la energía y el combustible”.
A la manifestación anunciada y convocada por el Movimiento Pedro Joaquín Chamorro, MPJC, concurrió una considerable cantidad de personas, sin partidos e ideologías políticas, sin embargo, fue descalificada por el diputado del PLC, Wilfredo Navarro, quien la tildó de pobre y pírrica.

Expresiones eficientes
Parrales cree que las manifestaciones que realizaron en el 2011 convencieron a la población nicaragüense en el sentido de hacer uso de expresiones eficientes de reclamar sus derechos. “Cada vez que salimos influenciamos en la conciencia del ciudadano normal, del que viaja en bus, del que se anda ganando la vida en caponeras, en taxi”.
Según Parrales, sus marchas fueron políticas y sociales y no les interesan si los gobiernos de turno son de izquierda y derecha sino que haya funcionarios decentes que respondan a las conductas y necesidades del pueblo.
“Quien pensó que marchábamos por un partido político se equivoca. Fabio Gadea es uno más de la clase política; Daniel Ortega y Eduardo Montealegre también son uno más de la clase política”, señaló Parrales.

“No fueron marchas políticas”
Para el dirigente del Movimiento “Los Hijos de Nicaragua”, Alejandro Lagos, las protestas que realizaron en este año 2011 no fueron políticas, sino reivindicativas al derecho de la ciudadanía de protestar libremente, el cual lo contempla la Constitución Política del país. “No marchamos ni protestamos bajo una bandera política por eso no nos hacemos acompañar de políticos”.
No obstante, Lagos reconoció que públicamente apoyó la candidatura del ex aspirante presidencial, Fabio Gadea Mantilla, por llenar este varios requisitos para ocupar la silla presidencial.
Lagos considera que la participación de la ciudadanía en las marchas de 2011 ha sido muy poca. “No precisamente porque la población no quiera, sino porque se tiene temor, miedo a participar”.

Las informadas
“Las únicas organizaciones que sí han estado en las calles protestando, han sido todas aquellas que de alguna forma tienen un conocimiento concreto de lo que está pasando en Nicaragua”, recalcó Lagos.
Y agrega, “Nosotros no es que tengamos algo personal con algún partido político o con algún líder, sino que realmente miramos que el Estado de Derecho en Nicaragua ha sido demolido, se ha obviado, y se ha comenzado a gobernar por voluntades”, afirma.
Lagos asegura que los grupos de la sociedad civil están haciendo esfuerzos casi personales, puesto que no hay ayuda del extranjero y de gobiernos que apoyen las luchas en pro de la democracia.

“Se perdió el miedo”
La última manifestación que realizó la Unión Ciudadana por la Democracia, en conjunto con el PLI, el sábado tres de diciembre, llamada “marcha contra el fraude” es calificada por los tres entrevistados como la mayor presencia de la población.
“Ahora sí podemos decir que ha habido una pérdida del miedo”, dijo Alejandro Lagos, quien asegura desde su punto, unas 12 mil personas asistieron a la marcha.
Ese mismo día el boxeador nicaragüense Ricardo Mayorga habría anunciado una marcha a favor del gobierno, con miembros de la Juventud Sandinista, sin embargo, esa manifestación no se realizó por motivos aún desconocidos y la marcha terminó como un plantón en la “Plaza de las Victorias”.
En tanto el presidente Daniel Ortega, desde Venezuela, en la reunión del Celac, descalificó la marcha de la sociedad civil al afirmar que observó a 2 mil personas, mientras los medios internacionales hablaban de 4 mil a 5 mil nicaragüenses en la “marcha contra el fraude”.
Para Benjamín Lugo, el tres de diciembre, miles de ciudadanos marcharon en contra del fraude del seis de noviembre y en pro de que se den unas elecciones nuevas, libres y transparentes.
A pocas horas de cerrar el año 2011, “Los Hijos de Nicaragua” anunciaron una marcha contra lo que ellos llaman “las irregularidades cometidas durante el proceso electoral”.