•  |
  •  |

Hasta hoy comenzará la discusión y aprobación en lo particular de la Ley Integral de Violencia contra la Mujer que quedó pendiente en diciembre del año pasado, pese a que ayer un grupo nutrido de mujeres y algunos hombres se plantaron en las afueras de la Asamblea Nacional exigiendo que su aprobación fuera en ese momento.

Por más que las demandantes corearon incesantemente consignas como: “¡Ya venimos, ya llegamos, sin la ley no nos vamos¡”, los diputados postergaron su aprobación, porque los integrantes nuevos de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, solicitaron un día más para leer y analizar el contenido de la misma, debido a que aún no la conocían en detalle.

Esta Ley sanciona el maltrato contra las mujeres y tipifica el “feminicidio” como el delito que comete el hombre que dé muerte a una fémina como resultado extremo de la violencia.


Aprobación no tendrá obstáculos

La presidenta de la Comisión de Asuntos de la Mujer, Juventud, Niñez y Familia, diputada Marta Marina González, manifestó que no cree que haya problemas con la aprobación de esta Ley y en particular dijo que no tiene “mociones” para modificarla.

González destacó que a diferencia de los diputados de la BDN, los de la bancada del FSLN están preparados para aprobarla, porque se han preocupado por capacitar a los 63 diputados de su bancada Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.

Las mujeres tendrán más valor de denunciar
La diputada de la Bancada Democrática Silvia Nadir Gutiérrez manifestó que en su bancada hay consenso de que sea aprobada, pero admitió que aún están “en la revisión de la ley”.

La diputada Gutiérrez reconoció que “existe un temor” de los hombres a que se apruebe esta ley, porque “las mujeres tendrán más valor de denunciar la violencia” no solo en su familia, sino también en su trabajo y en otros ámbitos, ya que asegura que Nicaragua “es un país machista”.

Hombres acompañaron a mujeres en plantón
Mientras tanto, en el plantón que se mantuvo al menos tres horas frente a la sede del Poder Legislativo, se podían ver mujeres de todas las edades, exigiendo eufóricas sus derechos, pero también hombres jóvenes y adolescentes que manifestaron estar allí porque nacieron de una mujer y tienen hermanas a quienes quieren asegurarles sus derechos.

“De Norte a Sur, de Este a Oeste, que aprueben esta ley, cueste lo que cueste”, gritaban los protestantes.


Solo un diputado salió

El diputado por el FSLN, Carlos Emilio López, fue el único legislador que salió de la Asamblea a hablar con los demandantes, para explicarles por qué no había sido posible aprobar la Ley y asegurarles que sin falta se aprobaría hoy.

 

Otra vez dijeron “mañana”

Rafael Lara

Otra vez les dijeron “mañana”. Es la segunda vez en una semana que los diputados dicen esto a las mujeres que llegaron a la Asamblea Nacional en demanda de la aprobación en lo particular de la Ley Integral de Violencia contra la Mujer, situación que organizaciones de derechos humanos denominan “Violencia Institucional”, ya que varios femicidios podrían evitarse, si la misma se aplicara lo más pronto posible.

“Otra vez enfrentamos la estrategia de desgaste contra las mujeres. El año pasado competimos con la Ley de Protección y Bienestar Animal, y nos ganó. Aunque nuestra propuesta está desde el 2010, ahora también competimos con la reforma al Código de la Niñez y la Adolescencia, que surgió a mitad del año pasado y también es importante, pero todavía siguen muriendo mujeres a manos de sus parejas”, especificó Sandra Ramos, Directora del Movimiento de “Mujeres María Elena Cuadra”.

Por su parte Brenda Rojas, abogada del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, destacó que a estas reprogramaciones se le puede denominar Violencia Institucional, dado que después de promesas sobre pretextos vienen desde el año pasado, pero todo tiene que ver con la voluntad política de los legisladores,

“Rosario Murillo, la esposa del presidente, en reciente discurso habló de protección a la mujer y a la familia, pero eso no se aplica y queda fuera de la realidad”, dijo la licenciada Rojas.