•  |
  •  |

Doce de los 25 municipios más pobres del país se localizan en las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur, RAAN y RAAS, respectivamente, según datos sobre el Índice de Desarrollo Humano, IDH, de la Organización de Naciones Unidas, pese a ello, la partida presupuestaria que recibirá cada región en 2012 en concepto de transferencias municipales no se iguala al reembolso a tres partidos políticos por gastos de campaña electoral en el proceso llevado a cabo en 2011.

Según el artículo 99 de la Ley Electoral –ley con rango constitucional- “el Estado destinará una asignación presupuestaria específica del uno por ciento de los ingresos ordinarios del Presupuesto General de la República correspondiente, para reembolsar exclusivamente los gastos de la campaña electoral en que hayan incurrido los partidos políticos o alianzas de partidos que hubieren participado en las elecciones para presidente, vicepresidente, diputados ante la Asamblea Nacional y al Parlamento Centroamericano, y que después de ella hayan conservado su personalidad jurídica”.

Conforme con este artículo de la Ley Electoral y con base en el proyecto de Presupuesto General de la República, ese uno por ciento corresponde a un monto total de 376 millones 111 mil 174 córdobas con 12 centavos; mientras que la Contraloría General de la República autorizó un reembolso total para tres partidos políticos de 341 millones 859 mil 627 córdobas.

En las elecciones del 6 de noviembre de 2011, solo tres de los cinco partidos políticos o alianzas de partidos participantes en la contienda, cumplieron con el requisito que establece el artículo 99 de la Ley Electoral para tener derecho al reembolso por gastos de campañas y por ello, el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN; el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y el Partido Liberal Independiente, PLI, recibirán –los tres juntos-, 341 millones 859 mil 627 córdobas.

Reembolso contra transferencias
Según el proyecto de Presupuesto General de la República 2012 –pendiente aún de aprobación en la Asamblea Nacional-, en las transferencias municipales, los ocho municipios que conforman la RAAN recibirán, en conjunto, 223 millones 898 mil 721 córdobas; mientras que los 12 municipios de la RAAS tienen una asignación presupuestaria total de 274 millones 542 mil 642 córdobas.

Chinandega, uno de los departamentos con mayor cantidad de municipios (13 en total), alcanza un monto de transferencias de 284 millones 750 mil 281 córdobas. Ninguno de estos departamentos o regiones autónomas alcanza los 300 millones de córdobas en transferencias municipales.

León, Chinandega y Matagalpa son las plazas electorales con mayor cantidad de votantes y con la mayor cantidad de municipios, sin embargo, ninguno de estos departamentos logra llegar a la cifra de 300 millones de córdobas en transferencias municipales.

De los 341.8 millones de córdobas en concepto de reembolso,  al Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, le corresponden 230.6 millones de córdobas; al Partido Liberal Independiente, PLI, 67.5 millones de córdobas, y al Partido Liberal Constitucionalista, PLC, 43.7 millones de córdobas.

Nótese que el monto de  la asignación por reembolso al partido de gobierno, el FSLN, es casi similar a lo que recibirán varios departamentos del país en concepto de transferencias municipales.

La democracia cuesta caro

Ante estas desigualdades, el director ejecutivo del organismo de observación electoral, Ética y Transparencia, Roberto Courtney, considera inapropiado comparar las cifras de pobreza con el reembolso estatal a los partidos políticos. Para Courtney, es preferible que los partidos políticos reciban dinero del Estado para financiar sus campañas electorales, a fin de evitar “el vínculo entre el político y el financiamiento privado y hasta con el financiamiento ilícito”.

“La democracia cuesta caro”, expresó Courtney y por ello considera que no debe compararse el costo de una campaña electoral con las asignaciones presupuestarias a sectores que tienen que ver con el combate a la pobreza como salud y educación.

Además, en el Presupuesto 2012 también está incluida una partida presupuestaria para el reembolso por gastos de campaña para las elecciones municipales de noviembre próximo que, conforme con el mismo artículo 99 de la Ley Electoral, esa asignación corresponde al 0.5% de los ingresos ordinarios. Este porcentaje sería equivalente a 188 millones 055 mil 587 córdobas.

Un análisis realizado al proyecto de Presupuesto 2012, por un organismo de la sociedad civil, cuyos representantes prefirieron omitir su identidad para efectos de este trabajo periodístico, señala que no siempre las prioridades del gobierno coinciden con las demandas de la sociedad y de la ciudadanía a la que se deben los gobernantes.

Por otra parte, el organismo también descubrió otras desigualdades, entre ellas, el hecho de que cada año disminuye la inversión para reducir los índices de pobreza. Por ejemplo, Nicaragua continúa teniendo el nivel más bajo en gasto de salud per cápita anual con 49.6 dólares, mientras que en otros países de la región centroamericana ronda los 199.5 dólares.

Para compra de medicinas en el año 2012, el gobierno está invirtiendo un promedio de 5.6 dólares por cada nicaragüense.  Según el proyecto de presupuesto de este año, el gobierno asignó 36.5 millones de dólares para la adquisición de medicamentos.

Además, el funcionario del organismo consultado por EL NUEVO DIARIO señaló que en algunos puntos del presupuesto que no están muy claros, entre ellos, una partida de 788.2 millones de córdobas para un rubro denominado “pasivos contingentes”.

Conforme con comparecencias públicas del presidente Daniel Ortega, los fondos provenientes de la cooperación venezolana se utilizan para diversos programas sociales, entre ellos, mantener el subsidio al transporte urbano colectivo de Managua y Ciudad Sandino, sin embargo, en el proyecto de Presupuesto viene reflejado un subsidio al sector transporte de 153.3 millones de córdobas.

De igual manera se incluye una partida de 158 millones de córdobas para el subsidio del servicio de energía a los barrios más pobres, cuando también el presidente Ortega ha dicho que ese subsidio a la tarifa de energía es gracias a la cooperación venezolana.

Más contrastes

Otro de los contrastes en el presupuesto 2012 es que Nicaragua continúa con un déficit habitacional y al Instituto para la Vivienda Urbana y Rural, INVUR, el gobierno solo asignó una partida 199.8 millones de córdobas; y para viviendas de interés social, 47 millones de córdobas.

Según el estudio que ese organismo elabora actualmente y que espera tener listo para febrero próximo, el presupuesto refleja que a programas de combate a la pobreza, el gobierno solo destina un 13% del Producto Interno Bruto, PIB, y que de ese 13%, 8.2% se va en gastos corrientes y 4.8%, en gastos de capital, es decir, la inversión.

En retrospectiva, el funcionario recordó que solo en las dos primeras reformas al presupuesto 2011, el gobierno reportó una sobrerecaudación total de 4,634.7 millones de córdobas, pero solo el 15.3% de ese monto –en ambas reformas-, se destinó a financiar gasto social (salud y educación); mientras que el 36.7% fue dirigido a pagar deuda interna pública.

Según el análisis, de cada córdoba en ingresos tributarios, 4 centavos son destinados a financiar el sector salud; mientras que de cada córdoba de ingreso tributario, el gobierno destina 5 centavos al sector educación que incluye los tres subsistemas, primaria, secundaria y educación universitaria.

Por otra parte, citando informes de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, el funcionario señaló que este organismo exige que un mínimo del 6% del presupuesto de un país sea destinado a la salud primaria que, en el caso de la mujer, es durante el embarazo.  Nicaragua solo destina el 4% de su presupuesto a la atención primaria en salud.

Según el Proyecto de Presupuesto 2012, el Ministerio de Salud, Minsa, recibirá una partida de 6 mil 947 millones 343 mil 857 córdobas, de los cuales 790 millones 458 mil 739 córdobas están destinados a la compra de “productos medicinales y farmacéuticos”.

En 2012, el Consejo Supremo Electoral, CSE, recibirá una partida de 1,160 millones 248 mil 027 córdobas, de los cuales 956 millones 473 mil 027 córdobas son para elecciones. De este último monto, 487 millones 475 mil 027 córdobas están destinados al rubro de “transferencias corrientes”, es decir al reembolso a los partidos políticos por los gastos de campaña en que incurrieron en las elecciones nacionales de 2011 y en los que incurrirán en la campaña electoral municipal de este año.

Otro de los contrastes en las actividades del Poder Electoral, respecto a las labores de atención a la ciudadanía, es que este año se asigna una partida de 73 millones 552 mil 891 córdobas para el proceso de cedulación ciudadana, sin embargo, de este monto, 65 millones 479 mil 263 córdobas corresponden a “gastos personales”, entre los que se incluye el pago de salarios; 6 millones 207 mil 079 córdobas a “gastos no personales”, que generalmente se refieren a gastos operativos, y solo un millón 866 mil 549 córdobas a “materiales y suministros”, es decir, material para la elaboración del documento de identidad.

Este año, el CSE pretende extender 274,978 nuevas cédulas, reponer 120,000 y renovar 100,000 documentos de identificación ciudadana.  Además, contempla verificar a 2 millones de ciudadanos en un proceso previo a las elecciones municipales de noviembre y actualizar el domicilio de 150,000 personas.

Programas asistenciales insuficientes
En un análisis de las cifras oficiales, el economista Adolfo Acevedo Vogl, deja al descubierto que los programas asistencialistas del gobierno tampoco han tenido un impacto tan efectivo en la reducción de la pobreza como lo aseguran los funcionarios, el mismo presidente Daniel Ortega, la primera dama Rosario Murillo y hasta los diputados de la bancada del FSLN, particularmente, el presidente de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto, Wálmaro Gutiérrez Mercado, quien además es un firme defensor de los proyectos de presupuesto que cada año envía el Ejecutivo a la Asamblea Nacional.

Acevedo Vogl señala que, según la Encuesta de Medición del Nivel de Vida, EMNV, del año 2009, cuya base de datos finalmente fue publicada por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo, INIDE, por exigencia del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, solo el 12.5% de la población dice haber sido beneficiaria de los programas sociales del gobierno y el 87.5% de la población dice no haber sido beneficiaria.

“Los programas son, por un lado, los nuevos programas impulsados por el gobierno, financiados sobre todo por ALBA CARUNA (Usura Cero, Hambre Cero, Calles para el Pueblo, Casas para el Pueblo, etc) los cuales, según la encuesta, solo habrían beneficiado, entre todos, al 3.2% de la población”, señala Acevedo.

Por otro lado, agrega el economista, “la mayor parte de la cobertura (el 9.3% de la población del 12.5% que dice haber sido beneficiaria) corresponde fundamentalmente a programas tradicionales (que ya existían desde antes) y que son financiados por el Presupuesto (jornadas de vacunación, mochila y merienda escolar)”.

“Los beneficiarios de los programas asistenciales del gobierno están altamente concentrados en las zonas urbanas (61.7%), en Managua, y en la población no pobre (64.9%). La menor cobertura se produce en las zonas rurales y en los pobres extremos (solo el 10% de ellos fue cubierto), los que más necesitarían apoyo de estos programas”, concluye.