•  |
  •  |

El presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, emitió ayer un decreto a través del cual declara el 21 de febrero de cada año como “Día de Homenaje Nacional al General Augusto C. Sandino”, según lo informó la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo.

Según el decreto, leído por Murillo, a través de los canales de televisión oficialistas, cada 21 de febrero, todas las escuelas de primaria y secundaria, así como las entidades del Estado, a todos los niveles, deberán rendir homenaje “General de Hombres y Mujeres Libres en su paso a la inmortalidad”.

En escuelas e instituciones
Aunque el mandato ejecutivo no estipula que ese día es asueto o feriado nacional, según el texto que leyó Murillo, sí establece que los centros escolares e instituciones del Estado deben realizar actos de homenaje a Sandino ese día, a partir del próximo 21 de febrero.  

Murillo aclaró que el decreto aún deber ratificado por los diputados ante la Asamblea Nacional, pero que el “Día de Homenaje Nacional” a Sandino comenzará oficialmente a partir de este año.

“Héroes que disparan”
El diputado del Partido Liberal Independiente, PLI, Eliseo Núñez, afirmó que el decreto será discutido en la Asamblea Nacional, pero que en los últimos años el Frente Sandinista “ha hecho lo que ha querido”, y duda de que en esta ocasión sea diferente. “No hay voluntad de que las cosas funcionen bien. Tienen 63 votos en la Asamblea”, recordó.

Opinó que la disposición referida a Sandino está bien, porque la mayoría piensa de esa manera, aunque a nivel personal, dijo no considerar al “General de Hombres Libres” un héroe nacional.

“Hay aceptación nacional de la figura de Sandino, y si la mayoría dice que sí está bien. En lo personal no lo haría un héroe. No creo que en Nicaragua se deba seguir creyendo en héroes que disparan y no en los que construyen”, indicó Núñez.

Sandino estaría contra concentración del poder

Por su parte, el vocero del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Miguel Rosales, espera que esta iniciativa del Frente Sandinista sea verdaderamente “un acto para rendir tributo a un héroe nacional”, y que no se tergiverse para que sirva de “adoctrinamiento” de estudiantes y de trabajadores del Estado hacia los “postulados del socialismo y comunismo”.

“Si de verdad se da a conocer que Sandino luchó contra la concentración del poder, entonces los estudiantes llegarán a la conclusión de que si Sandino viviera estaría en las montañas, luchando contra la dictadura y la concentración del poder que tiene Daniel Ortega”, afirmó Rosales.