•  |
  •  |
  • END

Para los organismos de la sociedad civil la carta de la Conferencia Episcopal es “oportuna y hecha pública en un momento decisivo de crisis nacional”, dado que en ella se abordan diversos temas ya expuestos por distintos sectores sociales, “a quienes el Gobierno de la República trata con indiferencia y desdén”.

Su mensaje fue recibido como una esperanza que llega de la Iglesia Católica para lograr penetrar esa barrera que el Ejecutivo ha construido alrededor de los ciudadanos, agregan los representantes de los organismos consultados.

El director ejecutivo del grupo cívico Ética y Transparencia, Roberto Courtney, expresó que en el mensaje de la jerarquía de la Iglesia Católica, “no se hacen grandes revelaciones ni mucho menos, sino que está dándole lectura a una voz popular, es decir, está hablando lo que se comenta en el pueblo, elevándolo a un canal persuasivo e incidente como lo es institución religiosa”.

El medio es el mensaje
Courtney asegura que lo expresado por la Conferencia Episcopal puede facilitar lo que les ha sido difícil a muchos, incluyendo a Ética y Transparencia, que han tratado de hacer lo mismo para conseguir que el gobierno “en vez de descalificar de forma inapropiada, escuche, razone, pondere y utilice esas facultades que Dios nos dio para contemplar y admitir la posibilidad de estar actuando de forma equivocada”.

“Aquí no se trata de la novedad de los temas, es por la boca de donde sale este mensaje que tal vez se logra que el gobierno le ponga atención”, dijo Courtney, y agregó que no se debe poner atención a la carta en un estándar en donde por su novedad está su gracia, “muy por el contrario, es por expresar aquello que es profundamente compartido”.

Ratifican realidad
En tanto, Georgina Muñoz, dirigente de la Coordinadora Civil expresó que aunque algo tardío los temas abordados en la carta vienen a ratificar la realidad que está viviendo el país en relación con los problemas de pobreza, injusticia, exclusión, falta de institucionalidad y de no querer un diálogo.

No obstante, enfatizó que los religiosos nicaragüenses están sentando una posición política bastante clara y precisa al reconocer que hay una serie de acciones de este gobierno, ya conocidas por la mayoría de la población.

“La carta es clara”

Muñoz resalta que lo llamativo de esta misiva es que la jerarquía católica habla de conceptos muy concretos como de “oscuridad, tinieblas de crisis” que vive el país por la falta de espacio a una real integración de la población, una verdadera participación ciudadana.

“Existe un claro temor de la gente sobre la legitimidad de las próximas elecciones municipales, a eso se suman las descalificaciones por parte del gobierno de personas que están participando en política de cara a los comicios de noviembre”, afirmó.

“Carta es una labor profética”

Para el diputado Víctor Hugo Tinoco, del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, la carta pastoral abre una luz en el momento tormentoso que pasa Nicaragua en diferentes aspectos por lo que están haciendo de forma atinada su labor profética.

“Es como una ventana en un cuarto oscuro que al entrar la luz significa una bocanada de aire para cambiar las cosas en Nicaragua”, dijo Tinoco.

Por su parte, el candidato a la alcaldía de Managua por el PLC, Eduardo Montealegre, dijo que es la primera carta que se enfoca en temas políticos y los problemas actuales del país, pero destacó que la Conferencia Episcopal llamó a votar y no a abstenerse.

“Es el mismo llamado de atención que se ha hecho desde diferentes sectores y por eso todos estamos llamados a poner atención a la carta de los obispos”, expresó Montealegre.

El diputado Wálmaro Gutiérrez, al ser preguntado por teléfono qué opinaba sobre la misiva, dijo “yo no tengo nada qué ver nada con esa carta”.

EL NUEVO DIARIO también trató de conocer la posición del Gobierno sobre la carta, para eso llamó a la Secretaría del FSLN, donde aseguraron que le darían el mensaje a la vocera de la presidencia, Rosario Murillo, para que regresara la llamada, pero no lo hizo.

Colaboración de Leonor Álvarez