•  |
  •  |

Miembros de organizaciones juveniles como Resistencia Juvenil por la Dignidad Nacional, Rejudin, y Nicaragua 2.0, concordaron con el fundador de la Juventud Sandinista, Gonzalo Carrión, en el sentido de que la actual Juventud Sandinista, JS, está completamente bajo el mando de dos personas: el presidente Daniel Ortega y la primera dama Rosario Murillo.

Para Jairo Contreras, dirigente de Rejudin, en realidad a los jóvenes pertenecientes a la JS no se les da un “verdadero trabajo” --refiriéndose a la exclusión de estos en cargos públicos para los próximos comicios municipales-- y más bien “los ocupan como turbistas. No les dan verdaderos cargos… no los ven como personas con aptitudes”, señaló Contreras.

“Puntas de lanza”
Igualmente, Moisés Castillo, miembro de Nicaragua 2.0, expresó que los dirigentes de la JS “se aprovechan de la ignorancia de los chavalos” para usarlos como “punta de lanza” con el fin de intimidar a las personas que no comparten la misma ideología y reclaman irregularidades, “están recreando un círculo de ignorancia por intolerancia a reclamos”.

Esta opinión es compartida por la diputada Edipcia Dubón Castro, quién afirmó que los jóvenes de la JS “son utilizados de forma instrumental para mantener el control y para reprimir a las demás personas”.

Dubón, además, criticó que el monopolio y exclusión en una organización política termina por afectar al mismo partido, porque  estos  necesitan renovar sus miembros con gente joven.

Las reacciones de estos dirigentes juveniles se originaron a raíz del reportaje que EL NUEVO DIARIO publicó en su edición de ayer, en el cual se analiza a la organización juvenil del Frente Sandinista en dos épocas y en contextos totalmente diferentes.

*Estudiante, Comunicación Social, UCA.