•  |
  •  |

Durante la inauguración de los primeros 160 kilómetros de la carretera que se construye paralela al río San Juan, autoridades costarricenses aseguraron que no quieren confrontaciones, que buscan el desarrollo y que colocarán torres de vigilancia a lo largo de la carretera. De acuerdo con Mauricio Herdocia, especialista en Derecho Internacional, la manera de no confrontar es el diálogo y el desarrollo debe ser “sostenible”.

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, señaló que sería “hermoso que finalmente nos pongamos de acuerdo y que hagamos de toda esta región una región de progreso y de prosperidad”, recomendó olvidar que “el San Juan es una frontera” que divide a ambos países, para verlo como “una frontera que nos puede unir”.

Ve voluntad de diálogo

Por su parte el Herdocia señaló que la manera de evitar confrontaciones es a través del diálogo. “Espero que esas declaraciones impliquen un esfuerzo dirigido a alcanzar un diálogo entre los dos países, pues hay riesgos inminentes y daños que se han producido, ya que deben ser resueltos de inmediato”, recordó.

Sobre las declaraciones del viceministro de la Presidencia para Asuntos de Seguridad, Mauricio Boraschi, de volver la carretera “un  componente muy fuerte de desarrollo”, que implica llevar electricidad, agua, escuelas, y mejoramiento de las condiciones de la población, Herdocia recordó que el progreso y el desarrollo deben ser con “vocación conservacionista”.

“El desarrollo no puede desvincular de los planes de protección ambiental. No se puede tomar acciones que impulsen el progreso económico y social de las naciones, que es muy preciado sin tomar en consideración el daño ambiental que se puede y se está realizando”, afirmó Herdocia.

Encuentro en mesa de negociación

Ante la propuesta de autoridades costarricenses como la del Viceministro de Seguridad, Comisario Walter Navarro, de colocar “torres de vigilancia”, que incluirán cámaras de circuito cerrado para monitoreo “permanente de la frontera”, Herdocia planteó que sea un punto que se lleve a una “mesa de negociaciones”.

“Lo fundamental aquí es que los dos países encausen sus discusiones hacia un encuentro en las mesas de negociaciones, que les permita dialogar y proceder a aminorar los daños ocasionados, evitar su profundización y buscar un modo sostenible”, aseguró el especialista.