•  |
  •  |

René Herrera Zúñiga le juró a su primogénita, Eunice Herrera, que iba a dejar la vida política hasta que se muriera, cuenta ella misma a unos cuantos pasos del féretro de su padre, el magistrado del Consejo Supremo Electoral, CSE, que falleció ayer por causa de un paro cardiaco.

A Herrera lo aquejaba una enfermedad llamada fibrosis pulmonar, la cual daña los tejidos profundos de los pulmones. Estuvo al menos tres semanas interno en el Hospital Militar “Alejandro Dávila Bolaños”, pero cuando los médicos lo desahuciaron prefirió pasar los últimos días de su vida en la casa que construyó con sus propias manos, como parte de su “hobbie” de carpintero, según Eunice Herrera.

Recuerda que en el campo político su padre era visto como un hombre “duro”, pero asegura que en su vida privada “era un ser humano muy amoroso y siempre guiado por la mano de Dios”.

El “cerebro” de Alemán
El mismo Herrera confesó en una ocasión que resentía que no se le reconociera como un académico y un “profesional de la política”. Sin embargo, todos los que en algún momento compartieron con él ahora coinciden en que era un político “brillante”, algunos incluso sostienen que era el “cerebro” de Arnoldo Alemán.

Tenía razón en lo de académico, pues dictó las cátedras de Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas en el prestigioso Colegio de México, publicó varios libros relacionados al proceso de paz en Nicaragua y sobre el papel de las políticas exteriores en la nueva configuración política de América Latina.

Herrera también estuvo muchos años de la mano del expresidente de la República, Arnoldo Alemán. Cuando este último fue alcalde de Managua se desempeñó como asesor administrativo de la comuna capitalina y cuando gobernó el país (1997-2002) fungió como secretario de la Presidencia y como Ministro de Gobernación.

Trabajó con Mora Rostrán
En la década de los 80 fue dirigente de la Resistencia Nicaragüense y antes de la Revolución trabajó con el ministro de Gobernación y de Educación Antonio Mora Rostrán, en tiempos de la dictadura somocista.

Fue diputado ante la Asamblea Nacional y elegido Primer Secretario de la Junta Directiva de ese poder del Estado en 2002. En el año 2005 fue electo magistrado del CSE, cargo que ocupó en los últimos años, amparado en el decreto ejecutivo 03-2010 que prorroga el período a funcionarios cuyos períodos ya vencieron.

“Hombre de gran visión”
El exvicepresidente, Jaime Morales Carazo, lo recuerda como un “abogado de prestigio, intelectual y académico”, también le atribuye en gran medida el triunfo del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, en las elecciones nacionales de 1996.

“Un hombre de una gran visión, de mucha habilidad, de una gran capacidad analítica, de un esquema política de mucha mayor visión que lo normal en nuestro país”, puntualizó.  

“Audaz y táctico”
Jamileth Bonilla, militante y dirigente del PLC, lo describió como un hombre “inteligente, estudioso y audaz” y como alguien que actuaba basado en “tácticas y estrategias”.

Irónico y crítico
El también directivo del PLC, Oscar Moncada, recordará a Herrera como un “profesional de la política”, pero no en el sentido “vulgar”, sino por ser “estudiado, culto, intelectual”.

“Era un hombre jocoso, decía las cosas bromeando, pero totalmente en serio, por eso se le interpretaba mal, pero era todo un académico”, dijo ayer consultado vía telefónica sobre el deceso del magistrado.

Confiesa que se distanció de Herrera por diferencias políticas, pero ahora se “arrepiente” de haber “confundido la amistad con la política”, porque piensa que “valía la pena ser su amigo”.

Por su parte, el diputado liberal Jorge Castillo Quant dijo que la amistad que lo unió al fallecido magistrado nunca fue dañada por sus diferencias políticas.

Edwin Castro: “Los ‘vulgares’ le decían Maquiavelo”
El diputado sandinista, Edwin Castro, afirma que fue su amigo, a pesar de estar en aceras políticas opuestas. Señala que algunos, por “vulgares”, le decían el Maquiavelo del liberalismo, pero a su criterio, “era una alabanza a la inteligencia de René”.

En tanto, el expresidente Alemán insistió en calificar a Herrera como una “persona brillante” y un “verdadero politólogo”. A la hora de hablar de su amistad con él hizo una clara diferencia entre relación política y amistad.

“En política nadie se debe nada, en política lo que hay son intereses y no amistades, como entre los patronos y los empleados, no hay amistad ni cariño”, enfatizó. Herrera se distanció de Alemán y del PLC luego de que este partido resolviera quitarle los cargos partidarios a los funcionarios que acataron el decreto ejecutivo 03-2010. Se distanció de Alemán y del PLC con críticas muy duras hacia ellos, situación que lo hizo ver como muy cercano al gobierno de Ortega.

Pero esa cercanía la atribuía siempre a la incapacidad de la oposición de enfrentarse al Frente Sandinista, partido al cual siempre reconoció como una realidad en Nicaragua.   

Habla su conductor
Álvaro Ramos cree lo contrario de Alemán en cuanto a la relación patrón-empleado. Él fue conductor de Herrera durante aproximadamente 13 años y dice que llegó a considerar al fallecido magistrado como un “padre”.

Ramos es testigo de la afición de Herrera a la carpintería. “Le gustaba compartir con sus empleados, fue una persona extraordinaria en todos los sentidos”, afirmó.

La sombra del pacto
En cuanto a su participación en las negociaciones para las reformas constitucionales del año 2000, conocidas como pacto Alemán-Ortega, los consultados tienen distintos puntos de vista.

Para Morales Carazo “él no participó visible o directamente en la estructuración y elaboración del proceso de negociación”, aunque advierte que “seguramente tuvo alguna injerencia en la opinión de Alemán”.

Por su parte, Alemán aseguró que “no tuvo nada que ver porque los delegados eran el doctor Ivan Escobar (Fornos), Damisis Sirias y Jaime Morales”.

Edwin Castro señaló que fue uno de los negociadores, pero no estuvo en el “equipo dirigencial”, pues ahí estaba Escobar Fornos.

Herrera nació en agosto de 1942 en Managua. Era de profesión abogado y académico de diferentes universidades locales del país. Aunque los cimientos de su carrera los hizo en Nicaragua, donde se graduó de Notario Público, gran parte de la carrera de Derecho la hizo en México, en la Universidad Autónoma de Guadalajara y estudió su Postgrado en un Colegio de México, recordó su hija Eunice, quien nació y reside en el país azteca.