•  |
  •  |

El Presupuesto General de la República 2012 quedó tal como lo presentó el Ejecutivo el año pasado ante la Asamblea Nacional, con un monto de ingresos de C$37 mil 611 millones 117 mil 412 y de egresos por el orden de los C$42 mil 256 millones 764 mil 412, y con un déficit fiscal de C$4 mil 645 millones 647,000.

De los C$42 mil 256 millones 764 mil 412 de presupuesto de egresos; C$32 mil 472 millones 131 mil 893 corresponden a gastos corrientes, es decir, a cubrir los gastos burocráticos, y solo C$9 mil 784 millones 632 mil 519 a gastos de capital, o sea, la inversión pública.

Los grandes olvidados
Algo similar ocurre en áreas tan sensibles como Educación y Salud. Por ejemplo, al Ministerio de Educación se asigna una partida de C$6 mil 532 millones 930,000, de los cuales 6 mil 265 millones 402,000, corresponden a gastos corrientes y solo C$267 millones 528,000 a gastos de capital.

El Ministerio de Salud recibe una partida presupuestaria de C$6 mil 947 millones 343 mil 857, de los cuales C$6 mil 414 millones 412 mil 720 son para gastos corrientes y C$532 millones 931 mil 137 a gastos de capital.

Incluso, el presupuesto para el pago de la deuda es de C$6 mil 696 millones 668,000 de los cuales 5 mil 367 millones 535 mil 665 corresponden al pago de deuda interna, y C$1,329, millones 132 mil 335 al pago de la deuda externa.

El déficit fiscal
Según el artículo 4 de la Ley de Presupuesto 2012, “para cubrir el déficit fiscal se obtiene financiamiento proveniente de donaciones externas y de financiamiento externo e interno neto. El financiamiento neto estimado está compuesto por la suma de C$3 mil 876 millones 848 mil 107 en donaciones externas; C$3 mil 269 millones 334 mil 558 en concepto de financiamiento externo neto, menos C$2 mil 500 millones 535 mil 665 de financiamiento interno neto”.

Así se aprobó

El presupuesto se aprobó –en lo general y hasta el artículo 9, en lo particular–,  en medio de un intenso debate legislativo que incluyó la interrupción del audio a varios diputados de la opositora Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, por parte del presidente de la Asamblea Nacional, Santos René Núñez Téllez. La discusión y aprobación continuará hoy.

Los C$84.5 millones para el Banco del Alba, Balba, y el insuficiente presupuesto a las carteras de Educación y Salud, principalmente para aumento salarial en ambos sectores; así como la falta de una “verdadera proyección” de las recaudaciones fiscales, fueron los tres principales argumentos que esgrimieron los diputados de la BDN para oponerse al Presupuesto.

Uno de los legisladores de la BDN cuestionó el hecho de que C$444.6 millones de este Presupuesto estén destinados a pagar una deuda con las empresas generadoras de energía ligadas al grupo Albanisa. Este monto, según el Presupuesto, es para cubrir el subsidio a la tarifa energética, por lo que el legislador se preguntó “¿dónde está ese subsidio si al final de cuentas se paga vía presupuesto?

Núñez impidió que leyeran dictamen de minoría

En vista que los diputados de la BDN no pudieron someter a votación el dictamen de minoría que presentaron, entre artículo y artículo, cada uno intentó leer parte del texto, sin embargo, el presidente de la Junta Directiva, René Núñez, se los impedía apagándoles el micrófono lo que causó el reclamo de los legisladores opositores.

Ante esta situación, Núñez recordó a sus colegas –sobre todo a los “nuevos” –, que el Presupuesto General de la República es la única Ley de la República que no admite discusión artículo por artículo en el plenario y mucho menos modificación alguna a través de la presentación de mociones, pues estas deben presentarse y discutirse en el seno de la Comisión de Producción, Economía y Presupuesto en el proceso de consulta, todo conforme con lo dispuesto en la Ley Orgánica del Poder Legislativo.

Reacciones y cuestionamientos
Las reacciones comenzaron tan rápido como se aprobó el presupuesto y el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, emitió un comunicado ayer en el que cuestiona algunos aspectos del Presupuesto 2012, entre ellos, el hecho de que “el proyecto modificado de PGR 2012 mantuvo la estimación de ingresos con una tasa de crecimiento esperado del 7.7%, lo cual no es consistente con el crecimiento del Producto Interno Bruto, PIB, estimado en 10.3% y una tabla de inflación del 7.5% al cierre de año”.

“Es por eso que la carga tributaria (Ingresos fiscales/PIB) se reduce de 22.1% estimado en 2011 a 21.4% en 2012, indicando una subestimación de ingresos de por lo menos 1,000 millones de córdobas”, añade el Ieepp en el comunicado.

Además, según el documento del organismo civil, “esta subestimación de los ingresos fiscales ha sido una constante durante los últimos cinco años dando lugar a reiteradas reformas al Presupuesto y en muchos casos con trámite de urgencia, afectando la eficiencia del ejercicio presupuestario…”

Ante tal situación, “el Ieepp recomienda al Ejecutivo y a la Asamblea Nacional una pronta revisión de los supuestos detrás de la estimación de los ingresos aprobados, a más tardar en el mes de marzo, que incorpore los recursos que no fueron incluidos en la aprobación del PGR 2012”.

Reformar ley
“Adicionalmente, la Asamblea Nacional debería reformar el artículo 11 de la Ley de Presupuesto 2012 de manera que el Ministerio de Hacienda y Crédito Público presente el informe actualizado de los ingresos fiscales en el mes de julio y no en octubre como se contempla actualmente”, sugiere el Ieepp.

“Lamentamos que en la aprobación del Presupuesto 2012 el gasto en educación básica y media (preescolar, primaria y secundaria) quedase estancado nuevamente en 3.7% respecto al Producto Interno Bruto, PIB, muy lejos de la demanda del 7% que hemos venido elevando distintas organizaciones de la sociedad civil. A su vez, el gasto en salud de 3.9% en relación al PIB continúa por debajo de los estándares internacionales que indican que la atención universal en el primer nivel no puede alcanzarse con un gasto menor al 6% en relación al PIB”, añade el organismo en sus conclusiones.