•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente y magistrado del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas Reyes, dijo que esta institución trabajará de ahora en adelante con cinco magistrados propietarios y tres suplentes, porque con esa cantidad “pueden seguir funcionando con normalidad”, luego del deceso de su homólogo René Herrera Zúñiga.

“La ley no nos impide a nosotros funcionar, de hecho los suplentes han estado incorporados permanentemente al trabajo del CSE”, dijo Rivas sobre el cargo que quedará vacante.

Rivas ofreció estas declaraciones hoy a la salida de la misa de cuerpo presente en Monte de los Olivos.

Luego se dirigieron con el cuerpo a la sede nacional del CSE, donde le harían un homenaje póstumo. Será enterrado hoy a las 3:00 de la tarde en el Cementerio General de Managua. René Herrera murió ayer a las 5 de mañana.

El último magistrado en morir antes que Herrera, fue el sandinista José Miguel Córdoba. Falleció el 1 de julio de 2010, en el Hospital Militar ubicado en Managua, pero sus restos fueron trasladados a su ciudad natal Estelí.

Antecedentes políticos de Herrera
El Consejo Supremo Electoral, CSE, envió un detalle de su trayectoria profesional donde dice que fue un destacado profesional del Derecho y la Política, desempeñando distintos cargos durante el gobierno del Presidente Arnoldo Alemán (1996-2001), entre ellos Secretario Privado y Ministro de Gobernación.

Fue Diputado ante la Asamblea Nacional y elegido Primer Secretario de la Junta Directiva de ese Poder del Estado en 2002. Posteriormente, en el año 2005 fue electo Magistrado del Consejo Supremo Electoral, cargo que ocupó hasta su deceso.

También dictó las cátedras de Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas en el prestigioso Instituto de Elite El Colegio de México. Es autor de varios libros relacionados al proceso de paz en Nicaragua y sobre el papel de las políticas exteriores en la nueva configuración política de América Latina, publicaciones realizadas con los auspicios de El Colegio de México, institución donde gozó de mucho cariño y respeto.