•  |
  •  |

Los diputados ante la Asamblea Nacional autorizaron ayer al Ministerio de Energía y Minas, MEM, y al Instituto Nicaragüense de Energía, INE, para que, conjuntamente, gestionen financiamiento con entidades nacionales o extranjeras con el fin de cubrir incrementos en la tarifa a los usuarios, a través de la reforma que los legisladores aprobaron al artículo 4 de la Ley de Estabilidad Energética.

La reforma provocó fuertes debates. El jefe de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, Luis Callejas, considera que con esta reforma se está entregando un “cheque en blanco” a ambas instituciones para endeudar al país y que esa deuda la terminarán pagando los nicaragüenses a través de la misma tarifa al servicio de energía, pues así lo establece la misma reforma.

La principal preocupación de Callejas es las condiciones financieras bajo las cuales el MEM y el INE firmarán esos préstamos, así como con qué entidades financieras asumirán esas deudas. 

Endeudarse sin límites
“Es necesario saber a qué plazo, a qué tasa de interés y qué grado de concesionalidad tendrán esos préstamos”, expresó Callejas, sobre todo considerando, según dijo, que serán los usuarios –vía tarifa del servicio–, quienes pagarán esas deudas contraídas por ambas entidades.

La modificación no establece la manera en que ambas instituciones estatales deberán endeudarse y por ello, el diputado de la BDN, Carlos Langrand Hernández, propuso una moción dirigida a incluir un párrafo en el que se dijera que, previo a un contrato de préstamo, el MEM y el INE, enviarían las condiciones de endeudamiento (tasa de interés, plazo de pago, etc.), al Ministerio de Hacienda y Crédito Público para que esta instancia decidiera, finalmente, si esas condiciones se ajustan a la política de endeudamiento público del país y diera el visto bueno.

Rechazan moción de opositores
La moción fue rechazada por la mayoría legislativa representada ahora por la bancada del Frente Sandinista que cuenta con 63 diputados, más los dos del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, quienes apoyaron la reforma sin cuestionarla.

Antes de la aprobación, fue rechazada también una propuesta de la BDN para que la iniciativa de reforma fuese enviada a la Comisión de Infraestructura para una consulta y analizar la viabilidad de la misma, considerando que la propuesta de reforma fue enviada por el Ejecutivo con trámite de urgencia.

En su argumentación a favor de la reforma, el presidente del INE, David Castillo, calificó los argumentos de la oposición de “politiquería”, alegando que con la situación actual en el sector energético solo quedan tres opciones: se incremente la tarifa energética o se vuelve a los racionamientos de 12 y hasta 14 horas diarias, o se realizan estos préstamos para financiar la tarifa y pagarla a futuro.