•  |
  •  |
  • END

Luego de tres días de silencio tras su rechazo en Paraguay en la toma de posesión del presidente Fernando Lugo, el comandante Daniel Ortega reapareció ayer en Mancotal, al norte de Jinotega, para asegurar que se trata de “estrategias refritas para desprestigiarlo”.

Según la versión de Ortega, él canceló su viaje por el desperfecto de un avión que la Presidencia había alquilado, pero no dijo nada del hecho que un grupo de feministas paraguayas protestaron por su llegada a la toma de posesión.

“Como se les agotaron esas mentiras están recurriendo a otras que ya habían utilizado en otras campañas; las vuelven a freír en el mismo aceite, están refritando las mentiras, las infamias, porque ahora ya no pueden decir que va a venir el servicio militar”, afirmó Ortega.

Anteriormente, la secretaria de Comunicación de la Presidencia, Rosario Murillo, aseguró que las afirmaciones sobre Zoilamérica Narváez, su hija, las reviven como “fantasmas” únicamente en procesos electorales.

Atenderá bien a Callahan
Ortega agregó que la oposición ya no puede argumentar que bajo su gobierno habría guerra con los Estado Unidos y Servicio Militar obligatorio, como en los años 80, porque ahora se construyen mejores relaciones, y puso como ejemplo el buque estadounidense que brinda ayuda médica en Bilwi, capital de la Región Autónoma de la Atlántico Norte, RAAN.

“Hay un barco de guerra en Bilwi, pero con ayuda médica, los barcos de los Estados Unidos están viniendo para ayudarle a la gente”, expresó Ortega.

El doble discurso
No obstante, días antes, durante la celebración del 29 aniversario de la Fuerza Naval del Ejército, sobre el mismo barco dijo: “Nosotros le damos la bienvenida a estos barcos que vienen en acciones humanitarias, pero que también vienen en labores de inteligencia. No hay quien no aproveche para hacer labores de inteligencia, pero hay que subrayar que ellos vienen a labores humanitarias como han venido otros barcos”. Según el Presidente, esperan al nuevo embajador norteamericano en Nicaragua para atenderlo como se debe, porque cuando Nicaragua envió a Arturo Cruz con la credencial de embajador en ese país, lo atendieron en un tiempo récord.

“Lo estamos esperando, aunque esto no significa que nos quedemos callados acerca de la política del gobierno estadounidense, porque a ellos mismos se los he dicho, que son ellos los que tienen que cambiar”, expresó Ortega.

“Quiero propuestas”

Ortega desafió a la oposición a que haga propuestas y dijo que gustosamente las tomaría en cuenta, como según él, lo ha hecho con la empresa privada. En ese sentido Ortega, y en referencia al Cosep, manifestó que curiosamente se llamaban “consejo”, con lo cual acuñó a sus Consejos del Poder Ciudadano, CPC.