•  |
  •  |

El Parlamento Centroamericano, Parlacén, por medio de una resolución respaldó la competencia de la Corte Centroamericana de Justicia, CCJ, y señaló que los países miembros del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, y en particular Costa Rica, deberían acatar el fallo que emita el tribunal centroamericano referente al conflicto entre Nicaragua y Costa Rica por la construcción de la carretera paralela al Río San Juan en territorio tico.

“Llamamos a los mandatarios de ambos países a retomar las reuniones bilaterales con el auspicio de los gobiernos de Guatemala y de México, a fin de que las obras de ingeniería en la carretera objeto de este diferendo, no continúen afectando dramáticamente el Río San Juan de Nicaragua”, dice textualmente la resolución aprobada el viernes en Guatemala por el pleno del Parlacén.

La resolución fue leída por Daniel Ortega Reyes, diputado vicepresidente del Parlacén; y por Orlando Tardencilla, Vicepresidente de la Comisión de Educación del mismo organismo.

Ortega Reyes señaló que se debe respetar la jurisdicción de la Corte Centroamericana de Justicia, CCJ, puesto que este tribunal es “un instrumento fundamental para la resolución de controversias y delimitaciones de derecho” entre centroamericanos.

Agregó que la función de la CCJ viene a fortalecer la institucionalidad del SICA. “Ellos miran (los diputados del Parlacén) que la CCJ es un instrumento que se está fortaleciendo con la adhesión de Guatemala, y próximamente de Republica Dominicana”, expresó.

Según Ortega Reyes, los diputados del Parlacén, por decisión unánime (Guatemala, Honduras, El Salvador, Panamá y República Dominicana) acordaron respaldar esta resolución que será enviada a todos los organismos internacionales de Justicia y a las cancillerías de todos los países centroamericanos

El diputado Orlando Tardencilla, Vicepresidente de la Comisión de Educación del Parlacén, señaló que Costa Rica debe respetar las medidas cautelares que dictó la CCJ, y agregó que el Parlacén apoyará toda medida que venga a mantener el caudal del Río San Juan, específicamente el dragado que realiza en el río el gobierno de Nicaragua.

Tardencilla dijo que Costa Rica tuvo que haber comunicado a Nicaragua y a Ramsar sobre la construcción de la carretera paralela al Río San Juan, pues esta obra afectaría el cambio de la naturaleza del recurso hídrico nicaragüense, y ya la Corte Internacional de Justicia, CIJ, en una de sus medidas cautelares lo había recomendado.

“En esta resolución se ordena, se respalda a la CCJ, y se llama a Costa Rica y a Nicaragua a desarrollar el diálogo bilateral como salida democrática y pacífica a la problemática presentada”, finalizó Tardencilla.