•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Subsecretario interino del Departamento de Estado, Mike Hammer, fue consultado sobre si se llevará el tema de la despenalización de la droga a la Cumbre de las Américas, y señaló que “la política exterior de los Estados Unidos es muy clara”, que están “en contra de la legalización de la droga”, y que si están abiertos al diálogo es para expresar su opinión de por qué consideran que esa no es la mejor manera de afrontar ese problema.

Hammer dijo durante la primera conferencia en español sobre la política externa actual de los Estados Unidos, que el vicepresidente de ese país, Joe Biden, ya había tratado este tema varias veces, incluso en la visita realizada a México y luego en Honduras, cuando se reunió con los presidentes de Centroamérica.

Durante esta conferencia, Hammer abordó temas como la relación con Siria, la cercanía de Irán con América Latina, la visita que hará la presidenta de Brasil a la Casa Blanca, para reunirse con Barack Obama, Presidente de Estados Unidos, o la visita del papa Benedicto XVI a Cuba, así como la Cumbre de las Américas, que se realizará próximamente en Colombia.

Frustración y preocupación
“Vemos claramente que hay frustración y preocupación de cómo se puede afrontar mejor el problema del narcotráfico. La política de Estados Unidos está muy clara, lo dijo el vicepresidente Biden: ‘estamos en contra de la legalización de la droga, estamos claros, dispuestos a discutir el tema, para expresar nuestra opinión de por qué no vemos que esa es la mejor manera en la cual se debe afrontar ese problema”, detalló Hammer.

Añadió que lo que quieren es que haya “mayor cooperación internacional”, y que se dan cuenta de que es un problema que tiene que estar “tramado conjuntamente”.

“Hay organizaciones como SICA, en Centroamérica, y obviamente las relaciones bilaterales de apoyo que proporcionamos, para intentar ver cómo se puede tratar con este tema, pero es un tema serio y no estamos en contra de discutirlo, pero nuestra posición está muy clara”, sostuvo Hammer.

Durante el encuentro realizado por los presidentes de Centroamérica con el vicepresidente estadounidense, los presidentes centroamericanos se mostraron abiertos a una discusión, aunque algunos mostraron su rechazo y otros sus dudas acerca de la conveniencia de despenalizar la droga.

La propuesta de realizar un diálogo internacional sobre la despenalización de la droga fue hecha de manera oficial por el presidente de Guatemala, Otto Pérez.

El mandatario guatemalteco indicó que tuvo respuesta de los restantes presidentes de la región, quienes señalaron que “sí están dispuestos a participar en un diálogo”.

Sin embargo, la iniciativa no tuvo eco ni en Honduras ni en El Salvador, y según Hammer ni en Estados Unidos.
Pérez aseguró que también llevará esta iniciativa a la Cumbre de las Américas que se realizará a mediados de abril en Cartagena de Indias, Colombia.

Ortega y Chinchilla piden responsabilidad a EU
La posición del presidente de Nicaragua Daniel Ortega y de la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, fue exigir a Estados Unidos una mayor responsabilidad, como principal consumidor de drogas en el planeta.

“Esta no es una batalla exclusiva de Centroamérica”, y es la región la “que está poniendo los muertos”, dijo Chinchilla. “No encontramos de parte de la comunidad internacional, realmente, una preocupación que se manifieste en acciones”, dijo Ortega.

Mauricio Funes indicó que aunque no es una medida que su gobierno respalde, considera que “debe ser analizada técnicamente, despojada de consideraciones políticas e ideológicas”, y que estarían a la espera de que Guatemala presente “a la brevedad posible una propuesta más estructurada”.