•  |
  •  |
  • END

Embajadores de la comunidad europea y el encargado de negocios de los Estados Unidos buscaron ayer cómo tener un panorama claro sobre la situación de las elecciones municipales en Nicaragua, por lo que se reunieron con el grupo cívico Ética y Transparencia en lo que también se interpretó como un espaldarazo a su colega embajadora de Suecia, Eva Zetterberg, a quien el gobierno le llamó “diabla” la semana anterior.

Uno de los embajadores manifestó a la presidenta de la Junta Directiva de Ética y Transparencia, Alta Hooker, que todavía le quedaban mil preguntas por hacerle, por lo que aparentemente los embajadores mostraron alguna preocupación sobre la situación que vive el país en el contexto de las elecciones municipales del nueve de noviembre.


Embajadores herméticos
Ninguno de los embajadores que participó en la reunión quiso ofrecer declaraciones sobre su visita. Tierry Frayssé se retiró sin decir una palabra, y la embajadora sueca, Eva Zetterberg, dijo que prefería no comentar nada.

Hooker, por su parte, reveló que los embajadores dejaron una sensación de que era necesaria la observación electoral en los comicios de noviembre, aunque aseguró que la intención de los diplomáticos en la reunión era informarse, no expresar puntos de vista.

Hooker expresó que manifestaron su preocupación porque Ética y Transparencia no ha sido acreditado por el Consejo Supremo Electoral, CSE. Indicó que la visita de embajadores es periódica y común en años electorales.

“El planteamiento general es que sería importante que el gobierno acredite a Ética y Transparencia”, afirmó Hooker.


Cada quien en su sitio
Ante las severas críticas desde el PLC hacia Ética y Transparencia, Hooker consideró que esa no es la manera de ayudar al país y que en todo caso, no le corresponde a un partido político decir a quiénes se acredita para observar una elección, sino al CSE.

“Que los partidos políticos busquen sus votos, a nosotros que nos dejen observar y el CSE debe organizar la elección y todo lo que le corresponde”, planteó Hooker.


“Falta de acreditación es incomprensible”

De acuerdo con Hooker, en dos ocasiones han pedido la acreditación al CSE, pero no han tenido ninguna respuesta, como en años anteriores en los que hay elecciones.

Por su parte, Pablo Ayón, Secretario de E y T, valoró como incomprensible las actuaciones del CSE respecto de la observación, porque más bien ayudan a legitimar el proceso electoral.

Pese a ello, Ayón dijo que la observación se hará con o sin acreditación, para lo cual disponen de más de 11 mil observadores, para cubrir el ciento por ciento de las Juntas Receptoras de Votos.