•  |
  •  |

Los “waiver” o dispensas que otorga el gobierno de Estados Unidos a países que cumplen con determinados estándares permiten tener acceso a importantes fondos de cooperación. Año con año Nicaragua se ha visto beneficiada con estas dispensas a pesar de no haber llenado todas las expectativas del gobierno estadounidense.

Los “waiver” a los cuales tiene acceso el país son: el de propiedad, que se aprueba a mediados de año y el de transparencia fiscal, que se discutirá este mes de marzo. Aún no se sabe si en este 2012 Nicaragua recibirá ambas dispensas.

Diferentes sectores han opinado sobre estas dispensas, entre ellos el Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep. El presidente del Cosep. José Adán Aguerri, dijo a inicios de este año: “Nicaragua no se puede dar el lujo de perder estos “waiver”, no se puede dar el lujo de arriesgar la cooperación que hoy recibimos de parte de los organismos multilaterales”.

El más conocido y antiguo de los dos “waiver” o dispensas con las cuales se beneficia Nicaragua es el referido a temas de propiedad. Por ley el gobierno de Estados Unidos tiene prohibido dar cierto tipo de ayuda a países que hubiesen confiscado bienes pertenecientes a cualquier persona estadounidense, sea esta natural o jurídica.

El segundo se trata de “requerimientos”, referidos a la Transparencia Fiscal y sobre este detalla algunos de los aspectos más importantes Gary Clements, Consejero Económico de la Embajada de los Estados Unidos en Managua.

¿En qué consiste el “waiver” o dispensa de Transparencia Fiscal? ¿Qué deben conocer todos los nicaragüenses sobre este “waiver”?

El gobierno de los Estados Unidos promueve la Transparencia Fiscal y el Departamento de Estado monitorea la situación de los estándares de Transparencia Fiscal en países que reciben asistencia bilateral. Destacamos la importancia de la transparencia fiscal como un elemento esencial para promover un gobierno abierto, el vital acceso de la ciudadanía a la información, el desarrollo económico y la efectividad de nuestra asistencia.

¿A qué tipo de cooperación está asociado este “waiver”?

La legislación conocida como la Ley de Asignaciones para las Operaciones en el Extranjero y  Programas de Asistencia Relacionados aprobada en 2008 prohíbe al Departamento de Estado y a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, Usaid, proporcionar asistencia económica bilateral al gobierno central de cualquier país que “no publique su presupuesto nacional anual, incluyendo ingresos y egresos.” Repito, esto es ayuda de gobierno a gobierno.

¿Cada cuánto tiempo se negocia el “waiver”? ¿Quiénes lo negocian? ¿En base a qué?

Según la legislación, el Departamento de Estado hace una evaluación anual, pero no hay negociación de por sí. La ley confiere a la Secretaria de Estado la facultad de otorgar una dispensa o “waiver”, tomando en consideración las circunstancias de cada país, si ella estima que otorgar esta dispensa redunda en el interés nacional de los Estados Unidos.

¿Qué información se toma en cuenta para medir la Transparencia Fiscal?

Al analizar si un país ha alcanzado los requerimientos establecidos, el Departamento de Estado se basa primordialmente en los informes anuales sobre transparencia fiscal y otros informes que prepara la misión diplomática estadounidense en ese país, en informes provistos por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial y en la Encuesta sobre Transparencia Presupuestaria de la ONG llamada International Budget Partnership.

¿Cuáles son los indicadores o estándares que toma en cuenta esta dispensa? ¿Cómo se miden ellos?

El principio rector que el Departamento de Estado emplea para juzgar la Transparencia Fiscal de un país se basa en comparar las prácticas de Transparencia Fiscal de dicho país con la definición de Transparencia Fiscal del Fondo Monetario Internacional, FMI, y el Código de Buenas Prácticas de Transparencia Fiscal de la misma institución. Es definitivamente un estándar muy elevado.

Si bien reconocemos que los países que reciben asistencia de los Estados Unidos quizás no tengan la capacidad para alcanzar plenamente esos estándares, cualquier deficiencia debe, generalmente, resultar de limitaciones de su capacidad y no de una evidente falta de voluntad política.

El FMI define la Transparencia Fiscal como “La franqueza frente al público en general con respecto a la estructura y las funciones del gobierno, las intenciones de la política fiscal, las cuentas del sector público y las proyecciones. Supone el acceso inmediato a una información confiable, exhaustiva, puntual, comprensible sobre las actividades del gobierno y que esta sea comparable a escala internacional; de tal manera que los electores y los mercados financieros puedan evaluar con precisión la situación financiera del gobierno y los costos y beneficios verdaderos de las actividades del gobierno, incluidas las implicaciones económicas y sociales, tanto actuales como futuras”.

El Código de Buenas Prácticas de Transparencia Fiscal del FMI recalca los siguientes elementos fundamentales: Clara definición de funciones y responsabilidades; procesos presupuestarios transparentes; acceso del público a la información y la confiabilidad y precisión de la misma; gastos extrapresupuestarios; ingresos derivados de los recursos naturales y la transparencia de las empresas ligadas al gobierno y todas aquellas actividades de carácter público que tengan implicaciones fiscales, por ejemplo, los ingresos de las empresas petroleras nacionales.

¿Y qué pasa con el programa del FMI con Nicaragua?

Es importante destacar que debido a que el FMI típicamente tiene acceso a información presupuestaria no disponible al público, la existencia misma de un programa patrocinado por esta entidad financiera internacional no garantiza que ese país alcance los requerimientos de Transparencia Fiscal.

¿A partir de cuándo se inicia este “waiver” de Transparencia Fiscal en Nicaragua? ¿Alguna vez ha estado en un punto crítico?

Desde que este proceso de evaluación se inició en 2008, Nicaragua no ha logrado alcanzar los estándares de Transparencia Fiscal. Sin embargo, cada año se le ha otorgado una dispensa sustentada en que dicho otorgamiento redundaría en el interés nacional de los Estados Unidos. Cabe señalar que en 2011, Nicaragua fue uno de 28 países que no logró alcanzar los estándares de Transparencia Fiscal.

¿Por qué Nicaragua no alcanza los estándares de Transparencia Fiscal?

Aunque ya hablé en general de todos los elementos que miden la Transparencia Fiscal, hay diversas razones por las cuales Nicaragua no alcanza estos estándares. Un ejemplo concreto es que a pesar de que el Presupuesto General de la República de Nicaragua se encuentra disponible al público a través de la página web del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, y que es aprobado por la Asamblea Nacional, el presupuesto no refleja de manera precisa y completa los fondos provenientes de Venezuela. Nicaragua recibe aproximadamente quinientos millones de dólares anuales en fondos extrapresupuestarios provenientes de Venezuela, como parte de la cooperación de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA). Estos fondos no están sujetos al escrutinio de la Asamblea Nacional.

¿Cuál es la diferencia entre el “waiver” de Transparecian Fiscal y el de la Propiedad?

La dispensa o “waiver” por Transparencia Fiscal no debe confundirse con el “waiver” por asuntos de propiedad, que se rige por otra ley de mayor antigüedad. La ley prohíbe cierto tipo de ayuda proveniente del gobierno de los Estados Unidos al gobierno de cualquier país que hubiese, entre otras cosas, confiscado bienes pertenecientes a cualquier persona estadounidense, sea esta natural o jurídica. Esta norma indica que el gobierno de los Estados Unidos debe ejercer su voto en contra del otorgamiento de cualquier préstamo por parte de instituciones financieras internacionales a favor de los países sujetos a la prohibición, a menos que los mismos hayan adoptado las medidas para remediar las confiscaciones y así cumplir con sus obligaciones de carácter internacional.

En 1994, el gobierno de los Estados Unidos resolvió que todas las prohibiciones contenidas en esta ley se aplicarían rigurosamente en contra del gobierno de Nicaragua a menos que la Secretaria de Estado no otorgue una dispensa o “waiver”. En el caso de Nicaragua, la dispensa por asuntos de propiedad ha sido otorgada todos los años, sin interrupción, desde 1994, con base en que su otorgamiento redunda en el interés nacional de los Estados Unidos.

¿Quién es Gary Clements?

Gary Clements, Consejero Económico de la Embajada de los Estados Unidos en Managua, es funcionario del Servicio Exterior del gobierno de Estados Unidos. Como Consejero Económico es el principal asesor del Embajador y del Ministro Consejero en temas económicos y comerciales y está al frente de todas las actividades de la Sección Económica.

Además tiene a su cargo la supervisión de la Oficina de Reclamos de Propiedad, la cual trabaja en coordinación con el gobierno de Nicaragua para asegurar que los ciudadanos estadounidenses resuelvan de manera justa sus reclamos de propiedades que les fueron confiscadas en los años 1980.

Clements ha prestado sus servicios como diplomático en Londres, Quito, Santo Domingo y Rennes, Francia, y ha desempeñado una variedad de funciones en Washington, D.C. Antes de incorporarse al Servicio Exterior de los Estados Unidos, ejerció como abogado en el Estado de Massachusetts. Clements obtuvo el título de “iuris doctor” en la Universidad de Harvard y una licenciatura en la Universidad de Nueva York en Potsdam. Su esposa, Eva, trabaja como analista estadística, especializándose en proyectos de desarrollo de acueductos. Ambos procrearon tres hijos, ahora de edad adulta.