•  |
  •  |
  • END

Un estudio realizado por el Instituto para el Desarrollo y la Democracia, Ipade, en 115 municipios del país, revela que solamente un 17.39 por ciento de ciudadanos y ciudadanas asistió a verificarse en sus centros de votación. Únicamente un 14.54 por ciento se encontró en el padrón electoral, mientras un 2.49 por ciento solicitó cambio de domicilio, agrega el trabajo.

En ese sentido, el Ipade valora que el proceso de verificación fue un elemento positivo que posibilitó a más de medio millón de electores a acudir a esta actividad ciudadana, más aún a aquellos nuevos electores y a quienes debían notificar cambio de domicilio.

Aunque fue muy poca la población que llegó a los centros de votación a formalizar cualquier tipo de gestión, el Consejo Supremo Electoral, CSE, se refiere a un éxito en sus resultados, aduciendo que existe en la población una enorme confianza en el padrón electoral.

Sin embargo, consideran que el principal problema enfrentado en la verificación ciudadana es la falta de compromiso y prioridad que se le debe dar a esta actividad por parte del CSE y quienes deciden sobre el presupuesto, algo que sólo debe ser solventado en un tiempo adecuado y con los procedimientos necesarios para tener una mayor afluencia de la población.


Verificación debe ser obligada
Ante esta situación, el Ipade recomienda que el proceso de verificación ciudadana quede de una vez por todas establecido de manera obligatoria en la Ley Electoral, de manera que obligue a la Asamblea Nacional a proveer los recursos necesarios y al Poder Electoral a organizarla de tal forma que se garantice la mayor participación de la ciudadanía.

De igual forma, apuntan que el CSE debe dar a conocer a la ciudadanía y a los partidos políticos el detalle de los resultados del proceso de verificación a nivel de municipio y no se limite solamente a incluir los cambios de domicilio en el padrón.

El Ipade insiste en que el CSE aclara a la ciudadanía cuáles son las diferencias entre el padrón entregado a los partidos políticos y el utilizado para la verificación ciudadana, y a la par una explicación del porqué se dan estas variaciones.