•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El candidato único de la oposición en Venezuela, Henrique Carriles, afirma en entrevista al semanario Confidencial que una vez que llegue al poder, las relaciones de cooperación con América Latina serán normales, “no habrá proyectos políticos ni de ego personal” en ninguna parte fuera de Venezuela cuando en nuestro país hay limitaciones y problemas sin resolver. También se refiere al caso de Nicaragua

El gobierno de Chávez ha desarrollado dos iniciativas de cooperación que han tenido mucho impacto en Centroamérica y el Caribe, una es Petrocaribe y otra es el ALBA que tiene un componente económico pero que también es fundamentalmente política. ¿Qué visión tiene usted sobre esas políticas, qué haría de llegar a la Presidencia?

Lo primero, yo lo he dicho es que yo no quiero ser líder del mundo, yo quiero ser líder de Venezuela. Esto no es un proyecto para yo llegar a otro país y ser el ídolo de otro país, porque el petróleo para mí tiene que ser la base, el motor para el desarrollo de los venezolanos. En el intercambio con otros países que podamos vender el petróleo y dentro de ese intercambio comercial los venezolanos podamos ganar económicamente, bienvenido sea.

¿Qué hay detrás del Petrocaribe? ¿En cuánto se beneficia Venezuela de Petrocaribe? Busquemos relaciones equilibradas, porque al final el gobierno (de Chávez) todos estos acuerdos ¿qué es lo que busca? Apoyo político para su proyecto. ¿Cuál es su proyecto?, ya todos lo sabemos.

Yo quiero tener relaciones con Centroamérica, con el Caribe, con toda América Latina que a los venezolanos nos deje algo, porque si no sería como si en Venezuela no tuviéramos problemas y nos sobran los recursos. El gobierno (de Chávez) tiene su agenda política, porque hay una persona que quiere ser líder del mundo, regala casas en otros países cuando aquí hay personas que no solo están esperando la casa, sino que están en refugios porque perdieron la casa.

¿Se suprimiría o se modificaría la cooperación?
Hay que ser  muy cuidadoso en decir, yo voy a quitar esto, yo voy a quitar aquello. Esa es la propaganda oficial. La propaganda que el gobierno vende para generar incomodidades en términos de una relación futura con otros países en nuestra América Latina, por las relaciones que pueda haber entre jefes de Estado. Yo pongo a un lado la amistad que pueda tener con jefes de Estado, a las relaciones entre pueblos y entre países, que son relaciones que trascienden la relación de un momento entre dos jefes de Estado.

En el caso de Nicaragua la cooperación venezolana ha sido muy generosa y cuantiosa, pero ha sido privatizada por el gobierno de Ortega, se maneja discrecionalmente fuera del presupuesto.
Sí, estamos informados de eso. Pero ¿qué es lo que hay detrás de eso? Apoyo a proyectos políticos. Porque aquí hay un proyecto político de tratar de ser líder del mundo, ego, vanidad, ansias de poder. No es mi caso, yo quiero tener la mejor relación con todos los países de América Latina, creo profundamente en la integración de nuestros países, que las relaciones sean de tú a tú, que nos beneficien para que sea una buena relación binacional.

¿Una relación de Estado a Estado?

No creando paralelismo para apoyar proyectos en otros países, porque, repito, aquí hay una persona que quiere ser líder del mundo, yo no quiero ser líder del mundo, yo quiero ser líder Venezuela.

La cooperación ha generado una deuda de Nicaragua con Venezuela, y hay una polémica sobre si es una deuda pública o una deuda privada.

Aquí no tenemos los detalles. Quienes no estamos en el Gobierno Central no tenemos los detalles, porque es una información poco transparente. No se conocen los detalles de muchos acuerdos, muchos intercambios, que no pasan por la Asamblea Nacional.

La sombra de la violencia

¿Es confiable el sistema electoral venezolano, existen reglas del juego para una elección verdaderamente libre, transparente?
Sin duda alguna es una lucha desigual en términos de manejo de recursos, árbitro electoral, de ponerle límites a quien está en el Gobierno Central en términos del uso de los recursos del Estado para un proyecto político.

El proceso electoral depende de que usted cuide su voto, nosotros tenemos mesas de votación donde no hemos tenido ni un voto, cuando vamos a averiguar que pasó ahí, no tenía ni un miembro de mesa, ni un testigo, no hay nadie que supervisara el proceso. ¿Qué hacen entonces? agarran el cuaderno de votación, ¿cuántos electores aquí hay? 500, dale a la maquinita 500 a 0.

Nos estamos preparando a siete meses del proceso electoral (para) que ningún centro de votación del país, no tenga un comando de campaña. Esa es la garantía del proceso, exigirle al Consejo Nacional Electoral el cumplimiento de todas las condiciones de un proceso de auditoría confiable, de ver las actas, las papeletas, todo. Esperemos que el gobierno no trate de generar un muro en la observación internacional del proceso.

¿Pero  no se ha invitado hasta ahora a la observación internacional?
Se está haciendo toda la gestión para que empiece. Todavía no tenemos el cronograma oficial pero sí se va a pedir la observación internacional. Y creo que el gobierno va a estar en una encrucijada, negar la posibilidad que venga la observación internacional a un proceso tan importante como este, levantaría mucha suspicacia. A nadie le debería interesar un proceso que genere dudas, y me refiero a los países de nuestra América Latina, porque yo si confío en la observación de otros países de América Latina donde hay claramente una visión de lo que es la separación de poderes, las instituciones y la democracia.

¿Los ataques y la violencia que se desató la semana pasada contra usted y su campaña es un augurio que será esta una campaña electoral violenta?
El gobierno dice que somos tres gatos, ¿si somos tres gatos, por qué les preocupa tanto? ¿Qué buscan con eso? Intimidar. Es un hecho sumamente grave. Yo estuve alrededor de una hora sometido durante el trayecto a tiros al aire, ¿pero qué pasa si alguien de repente deja de disparar al aire y dispara? ¿Qué tendríamos? Una desgracia, ¿para qué? Quieren intimidar, generar caos, hacer sentir que un cambio en el país va a traer caos. Caos es lo que tenemos en este momento en Venezuela, el año pasado hubo más de cinco mil protestas en el país. ¿Sabes por qué el clima hoy, hay cierta calma en la calle a pesar de las protestas que se escenifican todos los días? Porque hay elecciones, los venezolanos estamos esperando las elecciones.

¿El presidente Chávez aceptaría una derrota en las urnas?
No tengo ninguna duda, eso no es un capricho, si pierde perdió, ahí no lo salva nadie.

¿Y usted por qué quiere ser presidente de Venezuela?
Porque quiero que Venezuela progrese, quiero que los venezolanos progresen, quiero ver a nuestro país progresar, y si Dios me puso aquí, asumo la responsabilidad.

Leer más en Confidencial