•  |
  •  |

A pesar de que Nicaragua no ha cumplido con los indicadores necesarios para recibir el “waiver” de Transparencia Fiscal, que le permite acceder a diferentes fondos de cooperación, Estados Unidos ha otorgado esta dispensa desde 2008. Los exembajadores de Nicaragua en Washington, Francisco Aguirre Sacasa y Carlos Tünnermann explicaron la importancia de esta dispensa y cómo los fondos de la cooperación venezolano son parte de este incumplimiento.

Aguirre Sacasa indicó que cuando un país no recibe el “waiver” o dispensa Estados Unidos no solo suspende la ayuda bilateral, sino que vota en contra de que acceda a fondos de institucionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Detalló que cuando fue embajador estas dispensas eran un tema técnico, pero ahora tienen “tintes políticos”.

El 2008 marcó mal
“Después de las elecciones de 2011 y de 2008, el proceso del “waiver” ha pasado de ser un caso puramente técnico a tema afectado, contagiado por consideraciones políticas. Se está usando esta arma para reflejar el malestar cada vez mayor en Washington con la situación política en Nicaragua”, explicó Aguirre Sacasa.

Recordó que cuando fue embajador el “waiver” que se tenía era el de propiedad y se establecía un número de casos a resolver, pero ahora eso ha cambiado. “Ahora por lo que entiendo las metas son más modestas, pero la preocupación por el retroceso de la gobernabilidad es mayor”, dijo.

Los intereses de Estados Unidos
Por su parte, Tünnermann detalló que se llama “waiver” porque se dispensa a los países que no cumplen con los indicadores de Transparencia Fiscal, pero el Departamento de Estado debe dar argumentos para otorgar el “waiver” y ahí entran “los mejores intereses de los Estados Unidos”.

“En Nicaragua los puntos que más les interesan son: el combate al narcotráfico, al crimen organizado y terrorismo. Mientras Nicaragua en esos aspectos tenga buenas notas ellos otorgan el “’waiver’”, afirmó Tünnermann.

Aunque comentó que cuando el vicesecretario adjunto de Estado en funciones para el hemisferio occidental de Estados Unidos, Kevin Whitaker, este mostró que ya habían algunas inquietudes en estas luchas.

Añadió que esto se suma a las declaraciones de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien manifestó que Estados Unidos realizaría un “escrutinio agresivo” de préstamos del BID, BM y FMI.

Tünnermann recordó que, en este sentido, Nicaragua ha estrechado relaciones con un país declarado altamente peligroso para Estados Unidos, como lo es Irán.

El “waiver” y el ALBA
Manifestó que la exigencia del “waiver” de Transparencia Fiscal, de detallar el destino de los fondos de la cooperación venezolana y de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América, Alba, no es de Estados Unidos.

“Esta es una exigencia de los nicaragüenses, esto lo vienen pidiendo amplios sectores de la ciudadanía nicaragüense: el sector empresarial, partidos políticos, sociedad civil organizada, que se informe cómo se manejan los fondos de la cooperación venezolana que se maneja de una forma discrecional”, sostuvo Tünnermann.

Hizo énfasis en que los tintes políticos se dan porque “la utilización de esta enorme masa de recursos afecta el desenvolvimiento democrático del país”.

El deterioro de la Transparencia Fiscal

Por su parte Adelmo Sandino, investigador de presupuestos públicos del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, hizo énfasis en que la Transparencia Fiscal legitima el derecho a tener acceso a la información y a la rendición de cuentas sobre las decisiones políticas en materia tributaria, de gasto y de endeudamiento público, permitiéndole ejercer control sobre la función pública.

“En nuestro caso, si bien es cierto que ha estado disponible al público la información presupuestaria, también es cierto que se han dado una serie de irregularidades que le restan transparencia a la gestión del presupuesto y el caso más preocupante es que el gobierno ha contado con recursos extra presupuestarios provenientes de la cooperación venezolana que han significado un considerable riesgo para las frágiles finanzas del país”, indicó Sandino.

Según el analista, es preocupante que el gobierno ejecute programas públicos con “financiamiento privado de la cooperación venezolana”, sin que haya información confiable sobre el verdadero uso de esos fondos y “si efectivamente representan deuda pública”. Mencionó como ejemplo el subsidio a la energía eléctrica y las reformas que recientemente se hizo a este sector, que dejan abierta la posibilidad a las empresas públicas de contratar deuda sin la aprobación de la Asamblea Nacional.

“No era de extrañarse que para este año el gobierno de Nicaragua se comprometiera ante el FMI, publicar los estados financieros auditados de las empresas públicas, publicar el informe auditado del Presupuesto General de la República del año 2010, publicar el informe de cooperación externa del año 2011, así como el informe de deuda pública y privada y que el año pasado fuera un indicador de cumplimiento del programa, la aprobación de la Ley de Microfinanzas, quedando pendiente una figura jurídica que regule las actividades de las cooperativas, donde se desenvuelve ALBA-Caruna; principal en el país ejecutor de la cooperación venezolana”, señaló Sandino.

La encuesta de hogares
Mencionó, además, que por presión del BID el gobierno publicó la base de datos de la encuesta de hogares, en la cual, a excepción de unas cuantas instituciones, es difícil acceder a la información pública.

“Podemos afirmar que ha habido un deterioro del clima de Transparencia Fiscal que no beneficia a la ciudadanía en general y pone en riesgo importantes fuentes de cooperación internacional, dado los compromisos adquiridos a garantizar un adecuado proceso presupuestario”, finalizó.