•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras el gobierno del presidente Daniel Ortega Saavedra propuso ayer un nuevo Plan de Desarrollo Humano, la Coordinadora Civil, CC, encabezada por Luisa Molina, insistió en la “Propuesta a la Nación” y sus miembros hicieron fuertes críticas al gobierno.

El Plan de Desarrollo Humano fue anunciado por la primera dama y secretaria de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, el cual promete pasar por una consulta de la población, cuando esté “completamente elaborado”, con el objetivo de “enriquecer, ampliar, cambiar”.

Según la primera dama, este Plan tendrá procesos de planificación técnica y propuestas presupuestarias que también pasarán por “consultas”.

“Porque el modelo que nosotros tenemos es el de Poder Ciudadano, donde nuestra gente cuenta... cuenta como voz, cuenta como voto, y cuenta, sobre todo, como satisfacción”, afirmó Murillo.

Añadió que los ministros están “tendidos en todo el territorio realizando visitas, asambleas evaluativas; escuchando a la gente, incorporando las propuestas de la gente, para este año 2012. Y sobre todo, tomándole el pulso a la realidad... hay satisfacción, hay inquietud, hay preocupación, y desde la valoración que hagamos de la inquietud, de los problemas, o de la satisfacción, continuar impulsando estos procesos”.

“Propuesta a la Nación”
La Coordinadora Civil, CC, desde hace tres años viene haciendo una “Propuesta a la Nación” que demanda principalmente un “diálogo nacional” y la aplicación de políticas públicas que impulsen el desarrollo social, en un país donde el actual gobierno tiene disponible 600 millones de dólares anuales, provenientes del fondo de crédito asociado a la cooperación petrolera de Venezuela.  

En ese sentido, el cuestionamiento expresado ayer en una conferencia de prensa, fue “¿por qué Nicaragua sigue siendo el segundo país más pobre de la región?”

El economista y miembro de la CC, Adolfo Acevedo, reiteró que “nunca” un gobierno de Nicaragua ha tenido esa cantidad de dinero con el que según sus cálculos, se podrían estar invirtiendo en un sinnúmero de obras dirigidas al mejoramiento de la atención en el sistema de salud, educación, viviendas, etcétera. Sin embargo, Acevedo se preguntó: ¿cuál es la prioridad del gobierno que no sea resolver estos problemas?

“¿Qué se puede hacer con 600 millones de dólares al año? Se podría estar invirtiendo 30 millones de dólares al año en infraestructura escolar, se podría estar invirtiendo otros 30 millones en infraestructura de salud, se pudiera estar invirtiendo otros 30 para darle mantenimiento a los caminos… 30 millones en vivienda, 30 en agua potable y apenas llevamos 150 millones de los 600…”, es la valoración de Acevedo.

 

No hay tradición de exigir rendición de cuentas
El economista también afirmó que el costo para reducir la pobreza a cero, en un país como Nicaragua, es de 300 mil dólares al año. “O sea, alguien nos debería explicar ¿qué es lo que pasa?  Es que no hay tradición de exigir rendición de cuentas en Nicaragua”, expresó el economista.

“Los funcionarios públicos tienen que rendir cuentas a los ciudadanos, si ellos no son los dueños del poder del Estado, ellos son servidores públicos que se deben a los ciudadanos y nos deben rendir cuentas”, agregó.

 

Piden cambiar magistrados del CSE

El experto en temas de gobernabilidad, Irving Dávila Escobar, habló de la importancia de cambiar a los actuales magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, antes de las próximas elecciones del cuatro de noviembre, cuando se elegirán a las autoridades de 153 municipios de Nicaragua.

“(Con los mismos magistrados del CSE) no hay ninguna garantía para que esos votos sean respetados y eso significa que debe haber un cambio del CSE como lo dijimos desde el año pasado, debe haber reformas fundamentales de la Ley Electoral y que tienen que darse las garantías, un calendario con los tiempos adecuados, la depuración del padrón, el tema de cedulación, sino se resuelve el tema de la cedulación qué sentido tiene si los jóvenes de este país no pueden ir a votar…”, manifestó Dávila.

Advierten “otra farsa electoral”
En ese sentido, advirtió que si esos problemas no se resuelven las próximas elecciones serán una “farsa electoral”.
Por otra parte, Dávila también advirtió que los partidos políticos “opositores”, que sigan colaborando con los intereses del partido de gobierno, Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, tendrán el mismo fin que el Partido Liberal Constitucionalista, PLC.

“Estos grupos o estos partidos políticos, si no atienden la voluntad de los ciudadanos, les va a pasar lo mismo que le pasó al PLC”, dijo.