• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Los miembros de la Unión Ciudadana por la Democracia, UCD, y de la Mesa de Concertación Nacional, sentaron su posición sobre el aún no concretado diálogo entre el partido de gobierno Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, y el opositor Partido Liberal Independiente, PLI, a la vez que demandan un documento que determine “con toda claridad los principios y procedimientos que deben seguirse para un auténtico diálogo con un interés de Nación”.

Julio Icaza Gallard, vocero designado de la UCD, manifestó que este diálogo debe tener una agenda donde sea prioridad cumplir las recomendaciones de la Organización de Estados Americanos, OEA, y la Unión Europea, UE, las cuales en su momento plantearon la necesidad de garantizar la cedulación sin discriminación, fiscalización de todos los partidos en las próximas elecciones, representación del Consejo Supremo Electoral, CSE, a nivel territorial, entre otras sugerencias.

Demandan “genuino y auténtico diálogo”
Icaza Gallard no quiso “calificar” el encuentro con un partido que a todas luces han cuestionado, en alusión al FSLN, porque manifestó que lo más importante es demandarle al PLI “un documento que determine con toda claridad cuáles son los principios y procedimientos que deben seguirse, para un genuino y auténtico diálogo nacional, con un interés de Nación”.

“Si se trata de iniciativas que no se acomodan a estos principios o a estos procedimientos, tendrán muy bajas probabilidades de éxito y por el contrario, correrían el riesgo de efectos adversos”, dijo en alusión a que el PLI podría perder su credibilidad y su estatus de “opositor”, sino busca el interés común con estos encuentros.

“La historia patria nos enseña que los arreglos de cúpulas de carácter prebendario, conocidos como pactos, han tenido efectos desastrosos para el país y para las fuerzas políticas y los líderes que se han prestado a ello”, indican en uno de los puntos del pronunciamiento.

Agenda es importante
En el documento donde la UCD plantea sus demandas, se afirma que “no se puede ir a un diálogo sin tener una agenda”, contradiciendo lo que los miembros del PLI han declarado, cuando han dicho que no pueden llegar con una agenda, porque sería condicionar el diálogo.

En ese sentido, el documento manifiesta que “una agenda no debe ser vista como precondición sino como garantía de claridad y transparencia, en cuanto a lo que se desea o espera de un diálogo”.

La UCD es encabezada por Violeta Granera, Presidenta del Movimiento por Nicaragua, MpN; Carlos Tünnermann Bernheim, miembro del MpN; Azahalea Solís, miembro del Movimiento Autónomo de Mujeres; Icaza y otros representantes de organizaciones de la sociedad civil. Mañana la UCD entregará al excandidato presidencial del PLI, Fabio Gadea Mantilla, una copia de esta demanda.

Demasiados secretos en diálogo
Por su parte, los jóvenes de la Mesa de Concertación Nacional, cuestionaron el diálogo bilateral FSLN-PLI, porque no están participando otros sectores económicos, sociales y políticos, como era su propuesta de “concertación nacional”.

Carlos Jarquín manifestó que levanta “suspicacias” que mantengan en secretos los temas de agenda de ese diálogo.

“Estamos de acuerdo con el diálogo siempre y cuando se den las condiciones de beneficio del país y no beneficio de unos pocos”, dijo Jarquín.

Jarquín no se explica por qué el diputado Eduardo Montealegre anda tan “desesperado” por un diálogo con el FSLN, cuando ni siquiera han dialogado con el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, para concretar una alianza de cara a las elecciones municipales, que se realizarán el próximo cuatro de noviembre.

Otra propuesta de la Mesa es que se realicen elecciones primarias entre los partidos denominados opositores, para que se elijan candidatos únicos de cara a las elecciones municipales.

Advertencia de la Coordinadora
Los miembros del Coordinadora Civil, CC, encabezada por Luisa Molina, también han advertido que si no se cambian a los actuales magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, los próximos comicios municipales serán una “farsa electoral”.

En alusión al diálogo para que ocurran esos cambios, el miembro de la CC, Irving Dávila Escobar, dijo hace dos semanas que los partidos políticos “opositores”, que sigan colaborando con los intereses del partido de gobierno, tendrán el mismo fin que el Partido Liberal Constitucionalista, PLC.

“Estos grupos o estos partidos políticos, si no atienden la voluntad de los ciudadanos, les va a pasar lo mismo que le pasó al PLC”, advirtió Dávila, en alusión al fracaso electoral que tuvo el PLC en las elecciones nacionales pasadas.