• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Después de conocer que el Comité de Asuntos Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobó una resolución que condena el fraude electoral en Nicaragua, y pide que la Organización de Estados Americanos, OEA, entregue un informe sobre las “irregularidades constitucionales” en ese país, el canciller Samuel Santos recordó que el mismo informe de la OEA señala que se dieron problemas triviales y de los cuales ya ha hablado el presidente Daniel Ortega.

“Dice que conforme ha venido recomendando a partir de las elecciones de 2001, 2006 y creo que la anterior también, ellos consideran que el sistema electoral o la Ley Electoral es algo que hay que revisar y mejorar y señalan una serie de elementos, los cuales el presidente Ortega dijo que todo eso hay que revisarlo, porque son leyes que fueron hechas en el pasado”, afirmó Santos.

Sistema electoral de otra época
Asimismo, explicó que hay algunos señalamientos de la OEA que son precisamente por tener un sistema electoral de otra época.

“Una de las cosas que señala la OEA y también la Unión Europea, es por ejemplo que un país tan pobre como Nicaragua tenga mesas electorales en las que solo pueden llegar 400 personas. En algunos casos se permite un poquito más, un poquito menos. Eso fue una norma y una ley, un procedimiento que se instauró en 1990, en donde eran unas condiciones especiales que se tuvieron, pero ahora, ya con un país en franco proceso democrático abierto, con una gran participación popular realmente ese costo gigantesco que representa tener tantas mesas”, explicó el Canciller.

Sobre este tema añadió que incluso, a excepción del Frente Sandinista de Liberación Nacional, a otros partidos “les cuesta” tener fiscales en todos lados y tienen que entrar en alianza para poder cubrir esos puestos. “Son cosas que con toda claridad dijo la OEA”, finalizó Santos.

La resolución
Esta semana, el Comité de Asuntos Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobó una resolución que condena el fraude electoral en Nicaragua, y pidió que la Organización de Estados Americanos, OEA, entregue un informe sobre las “irregularidades constitucionales” en ese país.

La resolución, de nueve puntos, apoya “las aspiraciones democráticas del pueblo de Nicaragua”, y pide que el Gobierno de Managua “investigue plenamente” y castigue a los responsables de actos de violencia durante los comicios del seis de noviembre de 2011, en los cuales el presidente Daniel Ortega ganó la reelección.

Entre otros elementos, el documento, que aún debe ser aprobado en el pleno del Senado, “deplora la interrupción del orden constitucional en Nicaragua que condujo a la reelección fraudulenta” de Ortega.

La resolución insta a los secretarios del Tesoro, Tim Geithner, y de Estado, Hillary Clinton, a que “de inmediato” tomen medidas para alentar el restablecimiento del orden constitucional en Nicaragua, incluyendo la supresión de exenciones bajo la sección 7031 (b) de la

Ley de Asignaciones Fiscales de 2012, que condiciona la ayuda directa que otorga EU a otros gobiernos.