•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tres agrupaciones juveniles ayer propusieron 14 puntos entre sociales, políticos y económicos que deberían incluirse en la agenda de un diálogo nacional al tiempo que recomendaron que el diálogo que pretende iniciar la oposición con el gobierno sea lo más incluyente de todos los sectores sociales de Nicaragua, esto, según sus representantes, con el propósito de que no se repitan los pactos que han fortalecido a los liderazgos tradicionales en el país.

El movimiento “Pedro Joaquín Chamorro”, Juvenil Nicaragüita, La Plataforma Nacional Juvenil y la Asociación Cívica por la Democracia, leyeron 14 recomendaciones para que sean incluidas en el diálogo entre el Frente Sandinista y el Partido Liberal Independiente, PLI.

En la primera recomendación, los activistas dicen que la empresa privada, los organismos de la sociedad civil, la Iglesia y todos los partidos políticos deberían participar de ese diálogo para elegir a los nuevos funcionarios de las instituciones y poderes del Estado.

Otro punto fundamental, según las agrupaciones juveniles, es que los políticos en ese diálogo deberían tratar el tema de la educación de calidad, invirtiendo del presupuesto General de la República al menos el 7%. De igual manera deberían abordar el desempleo juvenil, la salud pública, la seguridad ciudadana y analizar el bono demográfico.

En lo político, los jóvenes creen que debería priorizarse el respeto a la Constitución Política, la independencia entre los poderes del Estado, la reforma electoral, la ejecución de un plan de desarrollo nacional y  la participación ciudadana que permita a los ciudadanos auditar la gestión administrativa del Estado.

En lo económico, los activista juveniles consideran que se debería garantizar una reforma a la Ley de Seguridad Social y una reforma a la Ley de  Equidad Fiscal, de manera que los que tienen más, rindan mayores tributos que los que tienen menos. De igual forma piden un incremento al salario mínimo acorde a las realidades de la economía del país.

Como garante de este diálogo, los jóvenes organizados proponen a la Conferencia Episcopal de Nicaragua.