•  |
  •  |

Con el ardor del sol rebotando en la huma-nidad de cientos de personas, el Cristo Triunfante hizo su entrada a la Catedral Metropolitana Inmaculada Concepción de María, ayer a las 10:30 de la mañana, en la celebración anual del Domingo de Ramos, cuando la gente levanta en alto ramas verdes de palmera, algunas improvisadamente convertidas en cruces.

Esta procesión religiosa, que oficialmente abre el período de la Semana Santa, revive el momento cuando el máximo representante del catolicismo, Jesús de Nazaret, entró a Jerusalén montado en un burro, para celebrar la pascua judía.

La tradición consiste en que los creyentes preparan ramas de palma y olivos, que son bendecidas en una ceremonia antes de iniciar una procesión por las calles, hasta llegar a los templos donde se celebra una misa especial.

La tradición
En algunos lugares se reproduce la entrada de Jesús con un actor en un burro, pero en la Catedral tienen la tradición de usar una imagen de Jesús, tamaño promedio, con sombrero y túnica roja.

La Eucaristía fue oficiada por monseñor Leopoldo Brenes, quien afirmó que solo en la Arquidiócesis de Managua, existen 122 parroquias que celebraron esta procesión en los barrios, repartos y distritos capitalinos.