•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El vicepresidente de la República, Omar Halleslevens, consideró que el diálogo entre las fuerzas políticas del país debe realizarse en beneficio de Nicaragua y cuestionó a quienes critican esta iniciativa.

“Mundo y reymundo en el país están de acuerdo en que debe darse un diálogo, lo que pasa es que a veces, inmediatamente, los satanizamos o los ponemos ¡uy uy uy, pues!, y ya le dan nombre de pactos, diálogos, conversaciones, acuerdos cómo quieran que se llamen lo importante es que (en) la modernidad hoy por hoy los hombres tenemos que ir viendo el cauce de nuestro desarrollo, a través de los consensos”, afirmó Halleslevens.

El Vicemandatario prefirió no referirse a los temas que deben ser llevados a esa mesa de diálogo entre la oposición y el gobierno del presidente Daniel Ortega. “La agenda se las dejo a los amigos que van a participar allí en el diálogo”, respondió.

Hallesleven y su agenda
Los vicemandatarios en Nicaragua han sido conocidos por estar bajo la sombra del presidente de turno y limitan sus funciones a lo encomendado por este último. El general en retiro recordó que por mandato constitucional y orden jurídico, el mandatario es quien define las funciones de su segundo.

Al ser consultado sobre sus funciones y su agenda, Halleslevens dijo que continúan ejecutando las tareas en el marco del Consejo Nicaragüense de Ciencia y Tecnología, Conicyt y que en lo personal está fortaleciendo áreas relacionadas con la producción del país.

“Estamos buscando cómo insertarnos en esa lógica, en esa línea, vos sabés que la Vicepresidencia es parte de la presidencia y no puede crear nuevos instrumentos que vengan a ser paralelos a los instrumentos que ya tiene el gobierno… sin embargo, en mi caso, creo que el Presidente me ha dado luz verde en esa área, donde he venido sosteniendo una relación muy buena con los productores y en el área donde me siento cómodo y podemos aprovechar”, explicó el Vicemandatario.

Agregó que el presidente Ortega no le ha encomendado ninguna tarea que se relacione con el quehacer del Ejército de Nicaragua, pese a su experiencia militar.