•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Personajes de la política nacional se reunieron ayer para llamar a diferentes sectores, para que se realice una mesa de concertación en la que se puedan discutir los temas que deben llevarse a un diálogo nacional. Hicieron énfasis en que un partido político no puede negociar con el gobierno en nombre de los nicaragüenses.

“Estamos proponiendo una concertación de todos los sectores del país económicos, sociales, que deben de estar representados en cualquier tipo de plática que se lleve a cabo, pensando siempre en los intereses nacionales”, explicó Azalia Avilés.

Manifestó que un diálogo con el gobierno debe llevar a la mesa de discusión los intereses de todos los sectores. “No creemos que solamente un sector del país represente los intereses de todos los nicaragüenses”, dijo.
Se mostró optimista y consideró que es posible lograr esa mesa de concertación y “plantear los problemas de Nicaragua”.

Concertación amplia
Mauricio Mendieta indicó que uno de los objetivos es “despartidizar” el diálogo, porque este debe ser “nacional”. “Mientras no despartidicemos no podemos avanzar y establecer una república verdaderamente democrática”, afirmó.

En este punto fue respaldado por Moisés Hassan, quien aseguró que “ningún sector puede arrojarse la representación de la oposición en Nicaragua” y por eso la concertación debe ser “amplia, de manera que la gente se sienta representada”.

Gadea al margen
Mientras el excandidato presidencial de la Alianza Partido Liberal Independiente, PLI, Fabio Gadea Mantilla, reveló ayer que personalmente ha querido mantenerse al margen del proceso de diálogo con el partido de gobierno Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, porque, entre otras cosas, considera que nunca se van a concretar esas pláticas.

“Estoy seguro de que el gobierno no va a responder como ha ocurrido hasta ahorita, porque están fuertes y no necesitan dialogar con alguien”, opinó Gadea.

El empresario radial también manifestó que “aparentemente” al FSLN no le interesa que haya cambios en el Consejo Supremo Electoral, CSE, y considera que las próximas elecciones municipales serán un “gran problema” con los mismos árbitros.