• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

La próxima embajadora de Estados Unidos en Nicaragua se despidió de Panamá, y ayer dejó ese país en el cual trabajó como diplomática desde septiembre del 2010. Con una recepción ofrecida en su residencia, Phyllis Powers dijo adiós a miembros del gobierno panameño, del Cuerpo Diplomático y demás amigos.

Powers está a la espera de su juramentación, para venir a Managua donde presentará sus cartas credenciales como embajadora de Estados Unidos ante la República de Nicaragua.

En la página oficial de la Embajada de Estados Unidos en Panamá se cambió la biografía de Powers por la de John Law, ministro consejero de esa Embajada, quien asumirá la posición de encargado de Negocios hasta la llegada a Panamá del nuevo embajador designado, Jonathan Farrar.

Sin embajador desde 2011
Nicaragua está a la espera de un embajador de Estados Unidos desde el 19 de julio del año pasado, cuando Robert Callahan culminó su período. Farrar fue primero nominado por el presidente de Estados Unidos, Barck Obama, para asumir la Embajada en Managua, pero ante la negativa del Senado estadounidense se nominó a Powers, quien sí fue confirmada para este puesto.

“Antes de llegar a Panamá, las personas quizás esperan quedar impresionadas por su extraordinaria belleza natural, sus hermosas costas, la increíble diversidad de su fauna o, por supuesto, la maravilla de la ingeniería que es el Canal. Pero lo que más me impresionó a mí acerca de Panamá fue su gente. Son el recurso natural más preciado del país”, afirmó Powers en sus palabras de despedida.

Martinelli agradece
En una entrevista al diario La Estrella de Panamá, Powers aseguró que lo que más le gustó fue el carácter de los panameños, el manejo que le han dado al Canal, la labor de la sociedad civil y las oportunidades de crecimiento del país.

Añadió que le preocupa la presión que ejerce en la democracia panameña la corrupción y que el Poder Judicial no es tan independiente “como debiera ser”.

En cuanto a lo que no extrañará, mencionó: los mosquitos, el calor y la humedad, porque “son muy malos para el cabello”.

Al despedir a Powers, el presidente de Panamá Ricardo Martinelli agradeció el apoyo que brindó la embajadora en momentos tan importantes para el país, como la firma del Tratado de Libre Comercio.