•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El especialista en Relaciones Internacionales, Alberto Alemán, consideró que la Cumbre fue “un pequeño fracaso anunciado” y queda claro que “definitivamente no fue un éxito”.  

“Nada auguraba que los participantes fuesen a estar de acuerdo en temas polémicos como el de la participación de Cuba, o que Canadá y Estados Unidos – aliados estratégicos de Gran Bretaña- fuesen a acceder a incluir un respaldo a Argentina en el asunto de las Malvinas.

Además, no es la primera vez que la Cumbre de las Américas termina sin una declaración final”, recordó Alemán.

Manifestó que los líderes importantes dieron prioridad a su propia agenda política, “antes que a la posibilidad real de un acuerdo continental en temas claves”. Como ejemplo mencionó que el presidente Hugo Chávez y todo el bloque de Alba aprovecharon para introducir el tema de la invitación de Cuba, con lo que EU y Canadá estaban en desacuerdo. “Deslucieron así la Cumbre y el tema amenaza con obstaculizar futuras reuniones”, dijo.

Obama en campaña
Agregó que la campaña presidencial de EU influenció fuertemente la agenda del presidente Barack Obama en Cartagena, quien fue inflexible en el tema de la llegada de Cuba e insistió en una apertura democrática en la isla.

Según Alemán, con la “firmeza” que mostró Obama en el tema de Cuba se protege ante las críticas del lobby anticastistra republicano de Miami, con poderosas influencias en el Congreso.

“Su presencia también proyecta un interés en asuntos regionales, una imagen que le ayudará con los latinos. Y en otros puntos de su estadía, Obama hizo guiños de ojo el electorado afroamericano. Dudo que Obama quisiera de verdad llegar a acuerdos en temas sensibles a Latinoamérica, fuera del libre comercio y la inversión”, analizó Alemán.

Para este especialista lo mejor de la Cumbre fue lo referido al comercio, la inversión y desarrollo, con la participación de más de 400 empresarios continentales, porque aquí se cumplió con sus objetivos.