• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Expertos en temas internacionales consideraron que aunque la VI Cumbre de las Américas finalizara sin una declaración final, fue un “termómetro” para medir nuevas realidades políticas. Señalaron que el punto débil de este encuentro fue la discusión de temas que no tenían un consenso y que afectaban más a una región en particular.

Los temas discutidos en la Cumbre son: Pobreza e Inequidad, Seguridad Ciudadana; Desastres Naturales; Acceso y Uso de Tecnologías; e Integración Física de las Américas, sin embargo, lo que más se escuchó de este encuentro se relacionó con el tema de la ausencia de Cuba y en este tema no se dio una declaración final.

Disparidad de criterios
Róger Guevara Mena, especialista en Derecho Internacional, consideró que la Cumbre reflejó “la falta de unidad en el continente americano, la disparidad de criterios y la elaboración incompleta de la agenda”.

Consideró que en el “ballet diplomático” se mostró esta disparidad y “prevalecen los intereses sectoriales y regionales”. Puso de ejemplo el interés de EU por el Caribe, el de Venezuela con su proyecto bolivariano y el problema argentino de la nacionalización de Repsol.

Manifestó que el tema de Cuba y Las Malvinas no estaban en la agenda de la Cumbre, pero lo que sí estaba marcado era el tema de la seguridad regional basada en el control al narcotráfico y estaba la propuesta de Guatemala de despenalizar la droga.

Agenda no llegó ni a la mitad
“No se abordaron los temas delineados en una agenda inicial, tampoco se tocaron los temas varios como la invitación a Cuba, el tema de las Malvinas, relacionado al conflicto entre Argentina y Gran Bretaña. Solamente se abordó a rasgos generales lo que respecta a desastres naturales, podemos decir que se abordó un 30 por ciento de la agenda y no se llegó a conclusiones definitivas, ni declaración conjunta”, señaló Guevara.

Sobre el tema de la asistencia de Cuba recordó que los países miembros, en una reunión pasada “abrieron las puertas y dijeron que hiciera su solicitud”. “Si no ha dado los pasos necesarios para que esto sea una realidad, tampoco van a ir los países del continente a rogarle al gobierno de La Habana a que se incorpore al foro
regional”, dijo.

Los tres grupos

Manuel Espinoza, Decano de Relaciones Internacionales de la Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología, Unicit, comentó que la Cumbre “ha servido como termómetro de medición de nuevas realidades políticas y económicas del continente”.

“La falta de declaración es lo que le ha dado mayor trascendencia al encuentro en Cartagena porque se percibió las corrientes que imperan en el hemisferio. Unas que apoyan la presencia de Cuba y desconocen y cuestionan abiertamente cualquier autoridad moral de los EU por ser el principal Estado agresor y violentador del Derecho Internacional a nivel global”, comentó Espinoza.

Y por otro lado, estaban quienes consideran que es Cuba la que está lejos de alcanzar verdaderos niveles de democracia en lo interno de la isla, sobre todo en asuntos básicos de los derechos y libertades de sus ciudadanos, “tal como lo expresó el presidente Barack Obama”.

Agregó, que además en la Cumbre, se hizo presente un tercer grupo de estados “y que jugaron mejor su comportamiento diplomático”, “son aquellos que su pronunciamiento fue ambiguo y que su apoyo a los EU o hacia los países del ALBA, lo disfrazaron de esta manera”.

“Aun con lo incierto de sus exposiciones, se deja entrever que tanto la primacía económica norteamericana, como la aparición y conformación de nuevos bloques económicos en el hemisferio son parte de una nueva realidad no solo atrayente en influyente en temas de este tipo, que décadas atrás era impensable imaginarlas”, analizó Espinoza.

La próxima Cumbre

Pese a que muchos países hablan de que no puede haber una Cumbre más sin Cuba, especialistas en temas internacionales ven la posibilidad de que estas se realicen, pero advierten que se debe de tener cuidado con los temas a elegir.

Róger Guevara Mena recomendó que una Cumbre de carácter regional tenga un temario distinto. “Cuba sigue siendo un país y la geografía de los seis países del ALBA está destinada a cambiar en los próximos dos años”.

“Cumbres van a seguir habiendo, habrá temas que llamarán la atención, pero en todo caso la OEA deberá sectorizar los temas para convocar a los países de acuerdo con sus intereses”, expresó Guevara Mena.

Medir avance de bloques
Por su parte Manuel Espinoza, Decano de Relaciones Internacionales de Unicit, señaló que en la próxima Cumbre se va a notar el desarrollo de los diferentes grupos o bloques de Estado. “Se logrará ver que el bloque ha avanzado en su propia agenda”, “no solo por la temática abordada sino por las naciones que lo integran”.