•  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, dijo ayer que los gobernantes que asistieron a la Cumbre de las Américas el fin de semana pasado aceptaron “la responsabilidad común y compartida pero diferenciada” que tiene cada país en el flagelo del narcotráfico y el crimen organizado.

“Se ha logrado aceptar la responsabilidad compartida, o sea que no solo estos son los culpables, sino que todos tenemos responsabilidad, tanto el que la consume, como el que la produce, no únicamente los que estamos sufriendo”, indicó Lobo en una rueda de prensa en la Casa Presidencial.

Agregó que “la desgracia” de Honduras “es estar en el paso” entre los países que consumen y los que producen droga.

Un escudo centroamericano
En opinión de Lobo, el hecho que los gobiernos “que tienen mayor capacidad” para apoyar a Centroamérica en la lucha contra el narcotráfico acepten “la responsabilidad común y compartida” es de “mucho beneficio” porque se trata de “un tema de salvar vidas humanas y generar oportunidades”.

El gobernante planteó a los 33 jefes de Estado y de Gobierno la posibilidad de construir “un escudo” para blindar a la región centroamericana de los efectos del narcotráfico y el crimen organizado.

“Cuando hablamos de escudo, lo que estamos hablando es que parte de asumir esa responsabilidad es hacer que los gobiernos asuman la responsabilidad de ayudar a que la droga no ingrese a nuestro territorio”, dijo Lobo.

Recordó que en la Cumbre sobre Seguridad Regional celebrada en Guatemala, los países se comprometieron a aportar 2.200 millones de dólares para el combate al narcotráfico, tráfico de armas y crimen organizado en la región centroamericana, sin embargo, destacó que a casi un año solo se han aprobado 80 millones de dólares de los cuales solo 11 millones de dólares se han desembolsado.

La despenalización
Lobo dijo que los mandatarios de las Américas rechazan la despenalización de la droga y abogan porque se hagan estudios técnicos y científicos que ayuden a que el combate contra el narcotráfico y el crimen organizado sea más “efectivo”.

“Lo que se acordó fue que se hiciesen los estudios técnicos y científicos para ver qué medidas se pueden tomar para hacer más efectivo el combate al crimen organizado y al narcotráfico”, indicó el presidente.

“Ningún” país respalda la despenalización, propuesta por el presidente de Guatemala, Otto Pérez, acotó Lobo.