•  |
  •  |

La embajadora germana Betina Kern recuerda que participó como fiscal en unas elecciones de su país, pero antes de comenzar a contar la anécdota electoral, aclara que en Alemania los fiscales no representan a ningún partido político, sino que es un rol que asumen los mismos ciudadanos.

Rememora que estaban diez personas para contar los votos y segmentaban a los partidos en A, B, C… pero cuando hicieron la suma faltaba uno.

“Hicimos la suma y nos faltaba un voto, estábamos locos, empezamos nuevamente a contar para encontrar dónde estaba el error, hasta que finalmente estaba claro… Somos rigurosos en todo”, señaló la diplomática entre carcajadas.

“Estas cuestiones de confiar o no en las elecciones solo las aprendí aquí”, expresó, para explicar que en Alemania es “impensable” no confiar en las elecciones que se realizan a través de las alcaldías, y no existe, como en Nicaragua, un Poder Electoral.

Kern hizo ver que para Alemania, la democracia y los derechos humanos son especialmente importantes, porque, explicó, han experimentado vivir en una Alemania sin democracia y en otra Alemania con democracia.

En esta entrevista, esta mujer jovial y risueña anuncia que en junio se termina su período como embajadora, y desde ya sabe el nombre de su sucesor, pero asegura, y lo dice con los ojos brillantes, que le quedará en la memoria la imagen de la gente “amable” de Nicaragua.

Luego de anunciar la reducción de la cooperación con Nicaragua, ¿cómo han quedado las relaciones con el gobierno de Nicaragua?

Las relaciones son siempre buenas. Recientemente el canciller de Nicaragua, Samuel Santos, estuvo en Berlín y se entrevistó con nuestro canciller, entonces esa es una buena señal de tener una comunicación fluida.

No percibió reacciones o tensiones en las relaciones con el gobierno, luego de declarar que la ayuda se retira por los cuestionamientos a las elecciones nacionales y principalmente los señalamientos planteados en el Informe de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, MOE-EU.

No, no. Sí había algunos comentarios de parte del canciller Santos y del presidente (Daniel) Ortega, por lo menos así lo leí en el periódico, pero a mí, en persona, no llegó nada. Antes de aclarar esto en los medios de comunicación, lo explique en la Cancillería, pero no había una reacción fuerte, más bien el gobierno dijo “que bien” que “cada país es soberano de decidir a dónde van sus fondos”.

¿Qué le parece esa actitud del gobierno que no se preocupó mucho por el retiro de la ayuda?

Interpreto que la cooperación alemana no les interesa mucho, porque tienen otra cooperación que les interesa más.

¿No era muy significativa la cooperación alemana?

Síii… Era entre los 30 millones (de dólares) por año, quizás no es enorme, pero el efecto fue muy positivo.

¿Con la reducción de la ayuda, qué están priorizando?

Ahora sólo nos quedamos en el sector agua, porque pensamos que el sector agua sí lo aprovecha directamente la gente. Hicimos la planta de Managua y tiene resultados más positivos que he esperado, ya tienen un proceso de autosaneamiento más rápidamente.

¿Cuánto se invirtió en esa planta?

Treinta y cinco millones (de dólares) solo en la planta de Managua. Ahora nos quedamos con este proyecto y vamos a mejorarlo aún más. Por ejemplo, cuando se limpian las aguas sucias que llegan, se limpian a través de un ducto, y a través de otro sale el lodo. Lo que vamos a  hacer en un futuro es secar (el lodo) con paneles solares y transformarlo en urea, y así la gente podrá ir y comprar su urea. Y tenemos otro proyecto en el que los gases que salen se transformen en biogás y alimenten una turbina, así que la planta ya no va necesitar pagar por su electricidad, porque producirá su propia electricidad.

¿Qué otros proyectos tienen en mente?

En el futuro también vamos a hacer la planta de Granada, para renovar el sistema de agua potable.

¿Cuánto planean invertir en ese proyecto?

Por el momento 16 millones (de dólares), porque Granada es menos grande.

¿Por qué están tan interesados en cooperar con Nicaragua?

Alemania afortunadamente no está en crisis, al contrario, es el motor que saca a Europa de la crisis y por eso los comentarios que hicieron sobre la reducción de nuestra cooperación, de que era por la crisis, es ridículo. Los alemanes tienen una relación muy especial con los nicaragüenses, que data del tiempo de la Revolución, cuando muchos alemanes vinieron al país.

¿Hay una manera de revertir la reducción de la cooperación o hacer que regrese la cooperación que se retiró?

En teoría sí, porque nosotros tenemos dos grupos de países de cooperación, puede ser el grupo “A”, porque Nicaragua estaba hasta ahora en el grupo “A”, donde hay tres enfoques: gobernabilidad, agua y transporte. Y ahora Nicaragua cambió de ser país “A” a país “B”, pero es siempre posible cambiar de “B” a “A”.

¿Qué tendría que pasar para que Nicaragua retorne de “B” a “A”?

Por el momento no lo veo.

¿Pero qué tendría que hacer Nicaragua para regresar al grupo “A”?

Hay muchos factores. (Y calla)

Por ejemplo, ¿les complace las propuestas del Ejecutivo para reformar la Ley Electoral?

Me complace que haya un inicio de reformar y que algunos de los temas, quizá no en contenido total, pero algunos de los temas que menciona la MOE-EU estén en esta reforma. Como dije, no tengo los detalles, sólo tengo los conocimientos de los medios de comunicación, pero en mi opinión siempre es bueno empezar algo, pero en el caso de las elecciones lo más importante sería reestablecer la confianza en el ciudadano nicaragüense, que su voto vale, que tiene condiciones, por ejemplo la cédula, para entrar en elecciones transparentes y libres y que su voto cuenta.

Es un largo camino, lo veo un poco como lo que ocurre en una relación personal: es muy sencillo perder la confianza, pero es muy difícil reconquistarla, y pienso que el gobierno tendrá que hacer mucho y espero que lo haga en el futuro.

¿Hay voluntad de mantener la cooperación económica con Nicaragua o realmente los cuestionamientos al proceso electoral han incidido en una reducción?

Sí, fue la última gota que rebalsó el vaso. Todo comenzó en las elecciones municipales de 2008, pero yo personalmente y con todo mi grupo de la Embajada dijimos: “Esperemos”. Porque tenemos este cariño por los nicaragüenses, no queremos que ellos sufran y siempre esperamos, pero cuando se hicieron las elecciones de noviembre de 2011, ya no era posible.

“Impresionada” con Nicaragua
La embajadora de Alemania en Nicaragua, Betina Kern, confiesa que la mayor “impresión” que le queda de Nicaragua es la energía de “tantas personas que quieren lo mejor para su país, defienden los derechos humanos y luchan por la democracia”, porque asegura que en Alemania no necesitan tantos esfuerzos para vivir en democracia.

“Ahora estoy más consciente y tengo más admiración por la gente de este país”, dice la embajadora de Alemania, quien también confiesa que visitó “cada rincón” de este país y quedó “admirada” con los recursos naturales.

“Lo que me impresiona es la belleza de su naturaleza, la exuberante belleza y también la amabilidad de la gente”, manifestó la embajadora Kern al finalizar esta entrevista con El Nuevo Diario.

Relaciones comerciales con Nicaragua

¿Cuáles son los productos agrícolas que más le interesan a Alemania y cuáles son los que más importa Nicaragua en la rama industrial?

Lo que se compra de Nicaragua es café, cacao… ¿Usted no sabe lo que compra más Nicaragua?

Tengo entendido que son recursos industriales.

Nooo (y se ríe), es malta (y ríe a carcajadas). También aparatos medicinales.

¿En comparación con los otros países europeos, cómo se encuentran las relaciones comerciales con Nicaragua?

Entre los países europeos somos los primeros, porque otros países tienen inversiones. España tiene los hoteles, tiene Unión Fenosa, pero nosotros no tenemos grandes inversiones en Nicaragua, es poca. Como importadores somos los primeros entre los europeos.