•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La vocera de la Coordinadora Civil, Luisa Molina, expresó ayer su preocupación por el posible retiro del “waiver” o “dispensa” y considera que lo dicho por la embajadora de los Estados Unidos en Nicaragua, Phillips Powers, es el sentir del pueblo estadounidense, contrariando que sea una “frase salida de tono” como la calificó el arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo Brenes.

“Nos preocupa el hecho de una declaración de la embajadora de Estados Unidos, que como dice ella, representa a un país que tiene una relación oficial con Nicaragua, donde hay cosas que no están funcionando y que también es una preocupación de los países firmantes de las cartas universales de derechos humanos y de los derechos internacionales”, dijo Luisa Molina, quien está al frente de una organización que representa a varias organizaciones.

Molina también dijo que le preocupa la “posibilidad real” de que el “waiver” no sea entregado a Nicaragua, porque eso significa que los préstamos que hacen los bancos tengan alguna dificultad para liberar los fondos de préstamos.

Participación ciudadana

Luisa Molina ofreció las declaraciones en la firma de un “convenio de colaboración” de la Coordinadora Civil con la Universidad Politécnica de Nicaragua, para capacitar a los jóvenes en temas de participación e incidencia ciudadana, Ley de Acceso a la Información Pública, Equidad fiscal, reformas a la Ley Electoral, reformas institucionales en los poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral, entre otras instituciones.

El martes pasado, monseñor Leopoldo Brenes calificó como una “frase salida de tono” la que dijo la embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, en alusión a que será “muy difícil” la aprobación del “waiver” o “dispensa” para Nicaragua. Aun así, Brenes consideró que el gobierno nicaragüense tiene “buenos negociadores” para dialogar y superar ese problema.