•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Algunos de los observadores electorales nacionales que trabajaron en las elecciones del año pasado coinciden con la Embajadora de Estados Unidos, Phyllis Powers, en que se dieron irregularidades, además, en que hasta el momento no se ve mejoría en las condiciones para realizar los próximos comicios.

Powers dijo en su primera comparecencia pública que “la persistente falta de transparencia fiscal; la incapacidad del gobierno de Nicaragua de tomar acciones concretas para resolver las nuevas invasiones de propiedades de ciudadanos estadunidenses; y especialmente las graves irregularidades del proceso electoral del año pasado; y la ausencia de medidas que indiquen que se están mejorando las condiciones para las elecciones de este año, hacen que la decisión para el otorgamiento de las dispensas sea muy difícil”.

Mensaje claro

Roberto Courtney, Director Ejecutivo de Ética y Transparencia, consideró que Powers mandó “un mensaje claro” y que eso siempre es “positivo”.

“A uno le gusta saber siempre dónde está parado y no ser sorprendido. Ella estaba repitiendo lo que los observadores hemos dicho muchas veces. Lo que dijo la UE, el Centro Carter, EyT, por lo menos del 2008 para acá”, afirmó Courtney.

Indicó que la Embajadora de Estados Unidos mencionó el tema de los “waivers” por la relación que existe entre la cooperación y la transparencia electoral.

“Más que preocupante está dejando claro que acarrea consecuencias y ya hemos visto el retiro del apoyo presupuestario por parte de Europa, y el retiro de la cuenta del milenio por parte de los Estados Unidos, precisamente por problemas de transparencia electoral, de fraude electoral, por lo tanto, Ortega no puede pretender que no sabe lo que está en juego”, explicó Courtney.

El “waiver” es el corazón

Manifestó que el problema con el “waiver” es que sigue siendo “el corazón del asunto”, porque la relación de Nicaragua con los organismos multilaterales ha sido una cuestión fundamental y “pasar a estar proscrito en esas instancias es absolutamente dramático para la economía del país”.

“Esto no es Cuenta del Milenio, esto es cien veces más grande que eso”, aseguró Courtney.

Estarán en elecciones

A pesar de no ver esa mejoría para el próximo proceso electoral Courtney confirmó que estarán como observadores en las próximas elecciones. “Si todo está perfecto tal vez nos tomamos unas vacaciones, pero mientras peor se ponga la cosa es más seguro que estemos ahí. Somos un organismo de derechos humanos. Entre más violación de derechos humanos haya, más ocupados nos ponemos”, sostuvo.

Reforma no garantiza condiciones

Por su parte, Mauricio Zúñiga, Director Ejecutivo del Instituto para el Desarrollo y la Democracia, Ipade, comentó que el informe sobre la Observación Electoral mostró irregularidades en el proceso.

Ipade observó sin acreditación el año pasado, y según Zúñiga, esperarán para decidir si pedirán una acreditación para ser observadores en las elecciones de noviembre próximo, pero que sí trabajarán en observar y monitorear el próximo proceso electoral.

Sobre la reforma a la Ley Electoral detalló que es “parcial” y no toca los aspectos medulares que hay que mejorar.

“Se desaprovechó la oportunidad para entrarle a aspectos sustantivos que pueden ser retomados el próximo mes, para que las recomendaciones que dieron los organismos de observación electoral internacional como la UE y la OEA y las mismas que nosotros dimos como organismos nacionales sean consideradas”.

Embajadora en reuniones

La Embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Phyllis Powers, ha sostenido reuniones con algunos sectores. La diplomática se reunió con la directora de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Granera, y luego con Roberto Courtney, Director Ejecutivo de Ética y Transparencia.

“Nos ocupamos de la materia que trabaja Ética y Transparencia que es: observación electoral, gobernabilidad y anticorrupción”, confirmó Courtney, pero dijo no conocer con quiénes más se ha reunido Powers.

Al recibir las cartas credenciales de Powers, el presidente Daniel Ortega le aseguró: “Aquí está en Nicaragua y podrá conversar con quien usted quiera, aquí existe amplia libertad de expresión, podrá ver los medios de comunicación todos los días y hablar con los que usted desee. Podrá conversar con las personas que usted desee, las diferentes fuerzas políticas, sociales, grupos económicos. Aquí tendrá la oportunidad de comunicarse con el pueblo nicaragüense y que esto nos permita acercarnos”, afirmó Ortega.