•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El ministro de Relaciones Exteriores, Samuel Santos, defendió el nombramiento de Marcela Pérez Silva como embajadora de Nicaragua en Perú, pese a que no ha renunciado a su nacionalidad peruana, pero también reveló que la viuda de Horacio Brenes Icabalceta, antiguo embajador de Nicaragua en México --quien falleció el año pasado-- será la nueva embajadora nicaragüense en ese mismo país, como “un reconocimiento al trabajo realizado en los años mientras sus maridos cumplieron esas funciones”.

Sobre el caso de Pérez, el canciller Santos detalló que no necesita renunciar a su nacionalidad peruana, porque el Estado de Nicaragua reconoce la “doble nacionalidad”, sin embargo, el Artículo 152 de la Constitución Política, indica que para ser embajador, la persona debe “ser nacional de Nicaragua” y los que hubiesen adquirido otra nacionalidad “deberán renunciar a ella al menos cuatro años antes de la fecha de su nombramiento”, pero no habla de extranjeros nacionalizados nicaragüenses ni con doble nacionalidad.

Pérez tampoco cumple con la calidad de “haber residido en forma continua en el país los cuatro años anteriores a la fecha de su nombramiento en funciones oficiales”, que aparece en el mismo artículo de la Constitución, porque se ha mantenido más tiempo en Perú.

Porqué las viudas

Con relación a la nueva embajadora en México, la viuda de Brenes Icabalceta, Tamara Hawkins Lefevre, Santos dijo que el gobierno mexicano ya aceptó la solicitud del plácet.

Santos explicó que la decisión de hacer embajadoras a las esposas de los embajadores fallecidos “es una decisión del gobierno de Nicaragua, ante la experiencia que en estos dos casos las viudas tuvieron, apoyando al embajador”, dijo en alusión a Pérez y a Hawkins.

También dijo que ambas viudas tienen las calificaciones profesionales, técnicas y humanas que las hacen acreedoras para ser embajadoras.

El Artículo 8 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas señala que “los miembros del personal diplomático de la misión habrán de tener, en principio, la nacionalidad del Estado acreditante; los miembros del personal diplomático de la misión no podrán ser elegidos entre personas que tengan la nacionalidad del Estado receptor, excepto con el consentimiento de ese Estado, que podrá retirarlo en cualquier momento”.

En ese sentido, Santos dijo que tanto México como Perú han aceptado a las viudas como embajadoras.

Integración afectada por el Sur

El canciller Samuel Santos manifestó ayer que la unidad centroamericana “realmente ha estado deteriorada por los vecinos del Sur”, en alusión a Costa Rica, pero ratificó que la Presidencia Pro Témpore del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, será ocupada por Nicaragua el próximo 29 de junio, cuando concluye su período el presidente de Honduras, Porfirio Lobo.

El Protocolo de Tegucigalpa establece la Presidencia Pro Témpore del SICA, la cual corresponde al país sede de la reunión de presidentes. Dicho país será el vocero de Centroamérica durante el semestre posterior a la realización de la misma. Costa Rica siempre se ha negado a integrar esta organización centroamericana.