Juan Ramón Huerta
  •  |
  •  |



La decisión de la Asamblea Nacional de rechazar con 52 votos el veto presidencial a la derogación de las funciones ligadas al gobierno de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC, es una derrota al danielismo y no al sandinismo, declaró ayer el coordinador de la alianza del Movimiento Renovador Sandinista, Edmundo Jarquín.

“Los nicaragüenses hemos ganado, incluso los militantes del Frente Sandinista”, dijo Jarquín al recordar que dentro del FSLN se cree que los CPC son un proyecto personal, familiar, no partidario.

El coordinador de la alianza MRS opina, además, que los CPC vulneran la institucionalidad del Estado y por tanto “nos vulnera a todos los nicaragüenses”, tras recordar que Nicaragua tiene una buena experiencia, en general, de gobiernos municipales, sandinistas y no sandinistas.

Contrario a lo que hace creer el gobierno, “los CPC venían a borrar formas de participación ciudadana ya establecidas, muy democráticas, muy plurales”, sostiene.