•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La “aceptación de renuncia” de dos funcionarias públicas, fue la razón que la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, sostuvo al anunciar en medios oficiales nombramientos realizados por el presidente Daniel Ortega.

Según la información ofrecida por Murillo, el presidente “aceptó la renuncia” de Loyda García, quien estaba a cargo de la Dirección Ejecutiva del Instituto Nacional Tecnológico, Inatec, y nombró como nueva directora a Loyda Barrera Rodríguez, quien se desempeñaba como directora del Intecna, en Granada.

Para ocupar el puesto que Barrera dejó en Granada, fue nombrada Tamara Rocha.

“A Loyda (Barrera) le deseamos éxitos en la gestión que inicia desde hoy al servicio de la formación técnica de los jóvenes y de los nicaragüenses trabajadores, jóvenes trabajadores y jóvenes del campo y de la ciudad”, manifestó la también Primera Dama.

Cambios en Instituto de la Mujer

Ortega también “aceptó la renuncia” de Isabel Green, quien se desempeñaba como Directora del Instituto Nicaragüense de la Mujer, INIM, para nombrar a Arlen Patricia Vargas Padilla, conocida por coordinar la Juventud Sandinista de Matagalpa.

Murillo detalló que Green trabajará al frente de programas especiales de Psicología Clínica en su especialidad, que es la niñez y la adolescencia”.

No suena bien en política

El diputado Eliseo Núñez consideró que el Gobierno no tiene “ni siquiera” la política de aceptar o decir que destituirá a alguien. “Viene con el tema de la aceptación de renuncia, que es un estilo político muy antiguo, muy pasado de moda, ya no suena bien en política”, dijo.

En cuanto al nombramiento de personas cuyo único mérito que menciona Murillo es su juventud, indicó que “puede haber jóvenes capaces, pero los movimientos que están haciendo no están encaminados a buscar la capacidad y potenciar a la juventud, sino a desplazar a la dirigencia tradicional del Frente, para colocar a la dirigencia leal a Rosario Murillo”.

Faltan políticas

Manifestó que en el caso del Inatec, habría sido bueno que se estudiara la propuesta del INDE y el Cosep, porque el

“Inatec bien manejado debería ser uno de los motores del desarrollo humano del país”.

En relación con las mujeres, afirmó que “lo que hay es mucha palabrería, mucho populismo alrededor del tema de la mujer, pero aquí no hay una política concatenada que lleve educación, política laboral, social, que las proteja. Esto es simplemente darles cargos públicos”.

Los antecedentes

Desde el primer período del mandato del presidente Daniel Ortega, ha cambiado a siete mujeres de cargos en diferentes instituciones. Por ejemplo, del Instituto Nicaragüense de la Mujer, INIM, primero destituyó a Glenda Ramírez Noguera; luego del Instituto de Cultura a Margine Gutiérrez, meses después a Emilia Torres.

También fueron directoras del INIM, Rita Fletes, Lilia María Alfaro, Perla López Miranda seguida por Isabel Green, quien asumió el cargo con el Decreto Presidencial 76-2010 el 23 de marzo 2010.

Green entró con la idea de crear mayores perspectivas para las mujeres en el país a través del Instituto Nicaragüense de la Mujer.

No permiten firmeza

Para Luz Marina Torres, de la coordinación de la Red de Mujeres contra la Violencia, esto no les sorprende, por los continuos cambios de funcionarios de alto nivel en el Gobierno, algo que no ha permitido a INIM firmeza en su labor.

“Siendo Green tan cercana a un alto militante del partido sandinista, como el diputado Gustavo Porras, es muy probable que vaya a mejor puesto”, consideró Torres.

Azahalea Solís, de la directiva del Movimiento Autónomo de Mujeres, señaló que el INIM es prácticamente invisible, no solo por la falta de fondos que nunca pasó del uno por ciento del Presupuesto General de la República, sino de la falta de voluntad política para incidir verdaderamente en la situación de las nicaragüenses.