•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Al recibir la Orden José de Marcoleta, en Grado de Gran Cruz, el Embajador de Luxemburgo, Jean-Paul Senninger, reconoció que Nicaragua es un país con gran potencial para desarrollarse en términos económicos y sociales, pero que la evolución de los países no es en línea recta, y ha visto “avances y a veces retrocesos”.

“Un país con muchas riquezas naturales y humanas. A lo largo de los años que he seguido de cerca, aun a distancia, la evolución de Nicaragua, hemos visto avances y a veces retrocesos. De hecho la economía globalizada hizo que nuestra labor no fuera fácil. Sabemos que la evolución en ningún país va en línea recta, pero es compleja y lenta y pide mucha paciencia y tiempo a todos los involucrados. Lo importante es seguir en el camino”, expresó el embajador.

Por su parte Samuel Santos, Canciller de Nicaragua, hizo énfasis en que la Embajada de Luxemburgo en Nicaragua es la primera establecida en América Latina. “Lo que evidencia la voluntad del Gobierno luxemburgués en instaurar una presencia duradera en nuestro país, reforzando aún más los vínculos que unen a nuestros pueblos y gobiernos”, dijo.

Apoyo 2011-2014

Santos agregó que en la celebración de la Octava Comisión de País Asociado, se logró suscribir el Tercer Programa Indicativo de Cooperación 2011-2014, para fortalecer la educación técnica, salud, agua y saneamiento, turismo, desarrollo productivo y medio ambiente.

Luego de entregar la Orden al diplomático, el canciller Samuel Santos dejó el Salón de las Banderas, pese a la solicitud de los periodistas de conocer sobre las declaraciones del presidente Daniel Ortega sobre el waiver de transparencia fiscal y la expulsión de la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos, Usaid, de los países del ALBA.

Recientemente Santos también entregó la Orden José de Marcoleta, en Grado de Gran Cruz, a la Embajadora de Alemania, Betina Kern.