•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Asamblea Nacional de Nicaragua condenó hoy el "irregular juicio sumario" con el que se destituyó a Fernando Lugo de la Presidencia en Paraguay y consideró la acción como "una amenaza al proceso democrático" en América Latina.

Una declaración aprobada hoy en el Parlamento nicaragüense con el respaldo de 61 diputados oficialistas y el rechazo de 23 liberales opositores indica que la remoción de Lugo "a todas luces responde a intereses no nacionales" de Paraguay y atenta "contra el orden constitucional democrático" en ese país.

El Legislativo nicaragüense también sostiene que la deposición de Lugo de la Presidencia paraguaya por mal desempeño en sus funciones "va en contra de los procesos de fortalecimiento de las democracias en nuestros países".

Según los diputados oficialistas de Nicaragua, Lugo sufrió "un juicio sumario carente de legalidad, sin permitirle el sagrado derecho a la defensa", por lo que pidieron a los congresos nacionales y regionales condenar el proceso.

Durante la aprobación de la declaración legislativa, que será enviada a Paraguay, la ONU y la OEA, los diputados liberales opositores criticaron al Gobierno del nicaragüense Daniel Ortega por "inmiscuirse" en asuntos de otros países.

El diputado Santiago Aburto, de la opositora Bancada Democrática Nicaragüense, dijo en el pleno que la declaración legislativa aprobada en Nicaragua responde a los llamados del presidente venezolano, Hugo Chávez, quien "ha alborotado la cosa, golpeándose el pecho, pidiendo apoyo latinoamericano e internacional" para desconocer la destitución de Lugo, vigente desde el pasado día 22.

Por su parte, el diputado oficialista, Jacinto Suárez, criticó todo el proceso y aseguró que el juicio político contra Lugo demuestra que "la dictadura de (Alfredo) Stroessner no ha muerto en Paraguay".

El nuevo presidente de Paraguay es Federico Franco, quien ejerció la vicepresidencia durante la administración de Lugo.