•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, anunció ayer que enviará una misión especial a Paraguay y a otros países de la región para evaluar la crisis política a raíz de la destitución del presidente Fernando Lugo, e informar después al Consejo Permanente del organismo para que tome medidas.

“Me voy a preparar para informar a este Consejo Permanente sobre la situación en Paraguay, y voy a ir también a otros países”, dijo Insulza durante una sesión extraordinaria en torno a Paraguay del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos, OEA.

Sin embargo, en declaraciones a la prensa tras el Consejo, Insulza precisó que aún no ha tomado la decisión de si viajará personalmente a Paraguay o enviará a “una delegación”, en una visita que se producirá “probablemente este fin de semana”.

La decisión, tomada sin el consenso de todos los Estados miembros de la OEA, pero que se encuentra dentro de las atribuciones que posee Insulza, tiene el fin de preparar una nueva sesión extraordinaria la próxima semana, que considerará la posibilidad de convocar una Asamblea General extraordinaria sobre Paraguay.

El titular de la OEA explicó que pretende encajar la visita entre la cumbre de mandatarios de la Unasur y el Mercosur que se celebrará el viernes en Mendoza, Argentina, con el fin de tener en cuenta sus posturas, y la reunión del Caricom que tendrá lugar en Santa Lucía el 4 y el 5 de julio, y a la que Insulza pretende asistir.

El secretario general expresó su voluntad de reunirse con el presidente destituido, Fernando Lugo, y con parlamentarios del país, para “tratar de tener una evaluación de lo que pasó”.

“Lo principal es establecer cuál es el estado de la situación, hablar con los distintos grupos, y por eso hemos estado tratando de contactar con los parlamentarios”, indicó a periodistas.

El envío de una misión fue propuesto en la sesión extraordinaria de ayer, de cuatro horas de duración, por el representante de Honduras y presidente el Consejo Permanente, Leónidas Rosa Bautista, y logró el respaldo de 25 delegaciones, entre ellas las de Estados Unidos, Colombia, México y Chile.

Sin embargo, la propuesta no logró convencer a los embajadores de Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Venezuela, que respaldaban una resolución del primer país para convocar de inmediato una Asamblea General extraordinaria, ni a la República Dominicana, que planteó una propuesta que también pedía una reunión de cancilleres.

Insulza recordó que la convocatoria de una Asamblea General, que podría decidir incluso la suspensión de Paraguay de la OEA como ocurrió con Honduras en 2009 tras el Golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya, no puede hacerse sin una misión previa al país y un informe al Consejo Permanente.

Por tanto, consideró que la falta de un consenso o de una votación en la sesión de ayer, “no resta fuerza” a la misión que viajará a Paraguay, puesto que “en las normas generales, el secretario general tiene autoridad para viajar a todos los países que le parezcan”.