• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

Los diputados del Partido Liberal Independiente (PLI), principal de oposición en Nicaragua, avalaron hoy el juicio que derivó en la destitución en Paraguay del presidente Fernando Lugo, y respaldaron el ascenso de Federico Franco.

En un pronunciamiento, los diputados de la Bancada Democrática Nicaragüense (BDN) de la variopinta alianza PLI, respaldaron "el ascenso de Federico Franco como presidente constitucional del Paraguay y, le enviamos nuestro más firme deseo de éxitos en sus funciones".

También "un saludo solidario y nuestro apoyo político que merecidamente en este crítico momento se merece".

Para los opositores nicaragüenses, el Poder Legislativo de Paraguay "está completamente facultado para decidir sobre la sustitución del presidente" Lugo, en base a la Constitución Política de ese país.

"En base a que los legisladores paraguayos cumplieron y se apegaron de forma estricta a lo mandado por ley y se sometieron fielmente con el debido proceso, apoyamos la soberana decisión de reemplazar de la Presidencia del Paraguay al sacerdote Fernando Lugo", señalan en el documento.

Asimismo, los diputados opositores rechazaron "la actitud entreguista expresada" por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua, que "obedeciendo directrices emanadas de Caracas" respaldaron una declaración legislativa que "rechaza y condena la sucesión constitucional en el país suramericano".

Además, instaron al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, "a no ser agente del dictador venezolano", en alusión al presidente Hugo Chávez, "y sus satélites" de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA), y dejar "que los paraguayos continúen su vida democrática dentro de los parámetros" de su propia Constitución.

El Parlamento nicaragüense, donde los sandinistas tienen amplia mayoría, condenó este martes el "irregular juicio sumario" con el que se destituyó a Lugo de la Presidencia en Paraguay y consideró la acción como "una amenaza al proceso democrático" en América Latina.

Esa declaración fue aprobada con el respaldo de 61 diputados oficialistas y el rechazo de 23 diputados opositores de la alianza PLI.

Durante la aprobación de esa declaración legislativa, que será enviada a Paraguay, la ONU y la OEA, los diputados opositores criticaron al Gobierno del nicaragüense Daniel Ortega por "inmiscuirse" en asuntos de otros países.

El jefe del grupo parlamentario sandinista, Edwin Castro, dijo a periodistas que apoyar la destitución de Lugo "es quitarse la careta de la hipocresía de los que se dicen demócratas" para demostrarse como "golpistas".

El nuevo presidente de Paraguay es Federico Franco, quien ejerció la vicepresidencia durante la administración de Lugo.