•   El Viejo, Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un amplio sector del Frente Sandinista en este municipio propuso a Ana Celia Tercero, dirigente de un ONG que atiende a las mujeres, y al productor Alejandro García, como candidatos a alcaldesa y vicealcalde para las elecciones del 4 de noviembre en El Viejo.

El anuncio fue en la comarca Kilaca por miembros del movimiento “El Pueblo Presidente”, que respalda incondicionalmente la referida fórmula, en rechazo a Marcia Azucena García y a Mauricio Rivera, impuestos por el comité departamental del partido rojinegro.

No consultaron

Alí Pacheco, miembro del referido comité, expresó que en este municipio existen 15,000 militantes de ese partido, los cuales no fueron consultados para seleccionar a García, actual alcaldesa, y a Rivera, quien labora en las oficinas del Comité Departamental, por lo que no se sienten representados por esa fórmula asignada.

“Nos quieren imponer a esos candidatos, la culpa es de los dirigentes del municipal y del departamental, como Indalecio Pastora y Mauro Cortez. Ese tipo de actitudes desunen, porque se creen los poderosos y los dueños del partido, con soberbia, arrogancia y prepotencia”, indicó el dirigente.

Expresó que para las bases del FSLN, García y Rivera, no son candidatos idóneos porque no gozan de popularidad y peligraría el triunfo electoral, contrario a Tercero y García, que gozan del aprecio en los barrios y en las comunidades.

A desarrollar El Viejo

Ana Celia Tercero dijo que aceptó la propuesta porque las mujeres tienen derecho a participar en cargos públicos, y para enrumbar al municipio de El Viejo hacia el progreso.

“Mucha gente me respalda, y nuestra voz debe ser escuchada. No hay que dejarse atemorizar, la decisión de la mayoría de los sandinistas en este territorio debe ser escuchada por nuestros máximos dirigentes”, afirmó.

Dijo que es inconcebible que sandinistas (en clara alusión a Azucena García y a Mauricio Rivera) actúen de manera contradictoria al proyecto de unidad del presidente Daniel Ortega, amilanando a miembros del FSLN que desean sumarse al Movimiento.