•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las mujeres solteras podrán inscribir a su hijo en el Registro Civil de las Personas con el apellido del hombre que supongan es el padre de su vástago, según lo establecido en el artículo 194 del Código de la Familia, que ayer fue aprobado por los diputados ante la Asamblea Nacional. No obstante, el supuesto padre podrá impugnar esta paternidad mediante el examen de ADN, que determinará, en última instancia, si es o no el progenitor.

“Al momento de la inscripción de un niño o niña y no haya reconocimiento del padre, la madre podrá declarar quién es el presunto padre de su hijo o hija, de conformidad al procedimiento establecido en el presente Código”, establece el artículo 194 referido a la “Declaración de filiación”

Según la presidenta de la Comisión de Justicia del parlamento, Irma Dávila, con esta disposición se pretende la protección del niña o la niña, así como de la madre, sobre todo cuando el hombre se niegue a reconocer la paternidad, sin embargo, Dávila aclaró que, aunque esté inscrito en el Registro Civil, esa paternidad puede ser impugnada y sometida a comprobación.

Quién paga el examen

Si mediante el examen de ADN se determina que el hombre señalado como el padre, en realidad lo es, entonces asumirá el costo del examen, pero si la prueba resulta negativa, la mujer que lo señaló como padre de su hijo o hija pagará los gastos.

Por otra parte, el artículo 195 --también aprobado ayer--, estipula el “derecho de investigar la paternidad y maternidad”, el cual señala que “se establece el derecho de investigar la paternidad y la maternidad, en caso que sea negada o no haya tenido lugar su reconocimiento. Este derecho corresponde al hijo, hija y a sus descendientes, así como al padre o madre que lo hubiere reconocido, siendo este derecho imprescriptible”.

Derechos tutelados

En esta ocasión, los legisladores avanzaron del artículo 180 al 229, los cuales comprenden diversos derechos tutelados en cuanto a la filiación; la impugnación de la paternidad y la maternidad, y la inscripción de los nacidos, entre otros. En el caso de la inscripción de los nacidos, el Código de la Familia obliga a los hospitales a establecer una ventanilla para realizar la inscripción inmediata y gratuita.

Además, en aquellos lugares alejados se establece que la inscripción, tanto de nacidos, como de los fallecidos, se realice en los centros de salud más cercanos, considerando que las alcaldías quedan muy alejadas como para que los ciudadanos y ciudadanas acudan en tiempo y forma a hacer la respectiva inscripción y obtengan de manera ágil el certificado de nacimiento o de defunción, según sea el caso.

Además, se estableció un período de 24 meses para que los padres inscriban al nacido; mientras que se dio un período de 48 meses para inscribir a los nicaragüenses nacidos en el exterior.

En el caso de los fallecidos, se establece que todos los cementerios y crematorios del país deberán llevar un libro de registro de las defunciones en el cual se detallarán las generales

del difunto.