•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ir o no ir, “e ahí el dilema”. A cuatro meses de las elecciones y cuando ya están montadas las estructuras electorales municipales, los miembros del Partido Liberal Independiente, PLI, aún no tienen una posición definitiva de participar en las próximas elecciones municipales que se realizarán el 4 de noviembre.

Sin embargo, el presidente y representante legal del PLI, Indalecio Rodríguez Alaniz, anunció ayer que la fecha límite para esperar cambios del proceso electoral que consideran “irregular” es el 20 de agosto.

Según explicó ayer en conferencia de prensa, en esa fecha será cuando el Consejo Ejecutivo Nacional, CEN del PLI, decida su participación en las elecciones. Si el CEN decide no participar, entonces harán una asamblea nacional con las bases del partido, donde sometan a decisión de la mayoría, la participación.

“Plataforma de rebeldía”

Pero el diputado Eliseo Núñez Morales agregó que aunque estén claros de que las elecciones serán fraudulentas, podrían decidir participar como “plataforma de rebeldía”.

Por otra parte, Rodríguez denunció una vez más la falta de equidad en la asignación de los Consejos Electorales Municipales, CEM, así como lo hicieron en su momento con los Consejos Electorales Departamentales, CED, donde el Consejo Supremo Electoral, CSE, le ha asignado al partido de gobierno nueve departamentos con mayor población electoral.

“El FSLN se ha asignado los departamentos más poblados, los municipios con mayor cantidad de población inscrita, de tal manera que ellos en este momento tienen una población inscrita mayor a los 3 millones de habitantes y en el caso nuestro, nos han dejado 72 municipios que suman un millón y medio de habitantes. Es decir, nos duplican, por tanto no hay equidad, porque equidad es igualdad”, manifestó Rodríguez.

Denuncias del PLI

El PLI ha denunciado que en los ocho CED que presiden no les permiten nombrar personal auxiliar, tampoco convocar a reunión y el primer miembro que pertenece al FSLN es quien asume la coordinación total del CED. También han denunciado que los segundos miembros están alineados totalmente a la decisión del presidente o primer miembro del FSLN o al “administrador electoral” que supera las funciones del presidente PLI.