•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En un debate de fe se convirtió ayer una confrontación entre miembros del Movimiento de Unidad Cristiana, MUC --aliados del partido de gobierno Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN--, y los huelguistas que demandan la destitución de los magistrados del Consejo Supremo Electoral, CSE, y que ya llevan 17 días haciendo un plantón frente a la sede central de ese poder del Estado.

Los huelguitas no permitieron que los cristianos-FSLN instalaran una “champa de oración” a la par de sus “champas de huelga de hambre”, principalmente cuando Oscar Antonio Martínez Zelaya, secretario de la comisión política y jurídica del MUC, expresó que eran enviados de “la compañera Rosario”, aunque cuando se dio cuenta de lo que había dicho aclaró que se había confundido.

Los separa la política

Pero era muy tarde para convencer a los huelguistas, quienes los desalojaron, los señalaron de ser aliados del FSLN y de manipuladores de “la palabra de Dios”.

La discusión no pasó de la confrontación verbal, aunque hubo varios momentos de tensión y de acercamientos que se apaciguaron cuando ambos grupos coincidieron en que no hay porqué pelearse “entre hermanos que creen en el mismo Dios de paz”. Esta fue la única coincidencia a la que llegaron e incluso intentaron hacer un círculo de oración en conjunto, pero finalmente no tuvo éxito por sus diferencias políticas.

“Los magistrados fueron establecidos por Dios”

Martínez Zelaya, luego de su equivocación, explicó que llegaron frente al CSE porque también querían hacer un “ayuno” a favor de la institucionalidad del Poder Electoral.

“Me estoy manifestando a favor de la institucionalidad, a favor del CSE… porque los magistrados no están para meter en miedo al que hace el bien sino al que hace el mal. ¿Por qué tengo que tenerle miedo a los magistrados si son establecidos por Dios? además de que fueron electos por la voluntad popular a través de los diputados de la Asamblea”, dijo el miembro de MUC.

“No vengan a manipular la palabra de Dios”

Sin embargo, por la trayectoria de alianza que tiene el partido MUC con el FSLN, los jóvenes huelguistas asumieron que habían llegado en “actitud provocadora”.

“No vengan a manipular la palabra de Dios, no usen su nombre en vano y al servicio de un hombre que tiene esclavizado a este país y si ese hombre se considera tan amado y tan querido por este pueblo, pues entonces que cambie a esos magistrados para hacer elecciones limpias y transparentes…”, dijo en alusión al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra.

“Han perdido la moral para hablar en nombre de la fe”

Pablo Cuevas, asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, opinó que aunque los MUC llegaron “en el nombre de Dios”, es conocido que el presidente de esta organización, Daniel Ortega Reyes, ha tomado un bando político partidario, por lo cual ha perdido la credibilidad.