•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El nuevo Decano de Relaciones Internacionales de la Unicit es especialista en el tema de las relaciones internacionales con énfasis ambiental.
Marcos Antonio Casanova Fuertes es graduado en Derecho Internacional en el instituto de Relaciones Internacionales de Moscú, del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa, tiene una Maestría en Derecho Ambiental Centroamericano.
Con una experiencia de 15 años en docencia universitaria, es uno de los docentes fundadores de Unicit y con experiencia en temas de consultorías ambientales y política exterior en la Cancillería y el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales.

 

Para el nuevo Decano de Relaciones Internacionales de la Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología, Unicit, si hay algo que no sorprende a los estudiosos de las relaciones internacionales, es la posición que está asumiendo Costa Rica ante el conflicto por la carretera paralela al nicaragüense Río San Juan.

Según Casanova, este y otros temas como el proyecto de un Canal Interoceánico, han agitado las relaciones internacionales, lo que debería ser una advertencia para mejorar en la diplomacia nacional y preparar mejor a quienes la encabezarán en el futuro.

¿Hay curiosidad de parte de los estudiantes sobre los temas actuales de las relaciones internacionales?

Específicamente en el tema del Río San Juan, Costa Rica, el SICA, a propósito de la Presidencia Pro Témpore, el caso del Canal Interoceánico, son temas que están directamente vinculados al tema de la integración.

La Unicit es la primera universidad en la que se imparte el Derecho de Integración. El Acuerdo de Asociación, AdA, por ejemplo, también está vinculado a este tema. El tema ambiental también está vinculado al SICA. Por eso es importante que veamos cómo la academia debe ir a la par de los temas que más impactan a nivel centroamericano y a nivel de integración.

¿Cómo se ha explicado el tema del Canal Interoceánico?

El tema del Canal es un tema que nos ha acompañado a lo largo de la historia de Nicaragua. Hay temas curiosos. La política exterior de Nicaragua ha sido acompañada permanentemente por el tema del Canal Interoceánico. Lo novedoso en este caso es que hay una disposición y un consenso nacional de la necesidad de hacerlo. Por primera vez se aprobó una ley, y se aprobó rápido.

¿Hemos crecido en el tema de política exterior?

Es agitado. Tenemos un Canal Interoceánico que nos vincula a la política exterior, tenemos la aprobación de un Tratado de Asociación que incluye la integración de Centroamérica y nuestro vínculo con nuestro amigo grande, Europa como región. Tenemos el caso de Costa Rica que no solo se limita a la construcción de la carretera, se tienen juicios en la Corte Centroamericana de Justicia, y estamos pendientes con Colombia.

Soy de los que planteo que la política exterior ha sido agitada, práctica, pragmática y dinámica.

¿Cuál es la posición de Costa Rica con respecto a la integración?, ¿cree que se retirará del SICA?

Si hay algo que ya no nos asombra, es la posición de Costa Rica con respecto a la integración en Centroamérica; mucho se critica y hasta se nos recrimina a países en desarrollo de no tener una política exterior de Estado, se nos dice que la cambiamos conforme el asenso de un nuevo gobierno. Algo positivo de la política exterior de Costa Rica con respecto al SICA es que tiene una política exterior de Estado de no integrarse y no cambia con un nuevo gobierno.

Una cosa que poco se menciona es que la Constitución Política costarricense del 7 de noviembre de 1949, a pesar de ya casi 20 incorporaciones o reformas, la palabra integración no se menciona. Tal vez lo único que podríamos mencionar es la atribución a la Asamblea Legislativa que aparece, a mi criterio, más como un candado todavía mayor a la integración regional, ya que la única posibilidad de integrarse es a través de la aprobación legislativa, debido a la facultad de la Asamblea de ratificar los tratados, ya que nos dice que todo tratado internacional, público o concordato, referido a la extensión territorial o a la organización política del Estado, debe ser aprobado por las dos terceras partes de dicha asamblea, o de la Asamblea Constituyente creada para tal efecto.

¿Cuál ha sido la posición de Nicaragua?

Independientemente de los altibajos históricos, en Nicaragua siempre la idea de la integración ha estado presente en su política exterior y forma parte de nuestros principios en relaciones internacionales; observa por ejemplo algo simbólico, nosotros heredamos hasta la Bandera de Centroamérica; otra cosa, la Constitución de Nicaragua da una importancia especial al proceso integracionista, incluso plantea la posibilidad de la integración con los países del Caribe, y los artículos 8 y 9 dicen que Nicaragua es un Estado multiétnico y parte integrante de la Nación Centroamericana, debido a la historia compartida con los Estados del istmo desde la colonización española, y manifiesta claramente el apoyo a los esfuerzos por la integración económica y política de Centroamérica.

¿Qué se debe hacer ante la posición de Costa Rica?

La habilidad de los países tiene que estar en convencer a Costa Rica. Costa Rica mira hacia el Norte, hacia el Pacífico, buscando el acceso a la bahía. Ellos, persistentemente han mantenido esa posición. Por otro lado, está vinculado a Nicaragua, a cómo tener acceso a la construcción de un futuro Canal. Están claros de que en los últimos años hemos venido creando consenso alrededor de este tema.

¿Cree que por eso llegamos a un momento de tensión en las relaciones Nicaragua-Costa Rica?

Sí, ahorita llegamos a un momento de tensión, llegamos a un punto pico en ese aspecto. La diplomacia de Centroamérica se va a ver presionada, porque si todos estamos pensando en la integración, Panamá, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, la diplomacia tiene que ponerse en función de convencer a Costa Rica.

¿Cree que Costa Rica cumplirá un eventual fallo de la Corte Internacional de Justicia?

En mi criterio personal, Costa Rica se conoce, en el Derecho Internacional, como objetor persistente, que es aquel sujeto del Derecho Internacional que constantemente se opone sobre un tema específico, en función de buscar en la contraparte lo que se conoce como aquiescencia, es decir, un consentimiento silencioso.

¿Cómo puede Costa Rica firmar tratados internacionales sobre el medio ambiente y luego no reconocer un fallo que se sustentó con estos tratados?

Es parte de su habilidad. La estrategia de Nicaragua ha sido desenmascarar a Costa Rica. Ellos tienen una estrategia que en política internacional se llama estrategia de prestigio, que consiste en crear fama y luego busca el mecanismo para utilizar esa fama.

Pero los hechos están ahí, porque en ninguna parte del mundo se ha hecho una carretera paralela a un río, a menos que forme parte del ambiente construido, de la arquitectura de una sociedad, pero ellos plantean una carretera en medio de la selva.

¿Hay antecedente de algún país que no cumpliera con tratados medioambientales aún después de mandatos de tribunales internacionales?

En casos como este, no.

¿Costa Rica está siendo la primera?

Sí. El daño es evidente. Pero obedece a una estrategia de Costa Rica. Podemos esperar cosas peores y las estamos esperando. Cosas peores que de esa carretera podemos esperar.

¿Esa imagen que venía trabajando Costa Rica viene ahora de bajada, van a tener que cambiar de estrategia?

Claro que sí, pero pienso que no van a cambiar de estrategia. Su vista, su diplomacia ambiental es hacia el Norte.

¿Es difícil enfrentar conflictos de integración cuando hay zonas protegidas que atraviesan la región?

En el caso específico de Costa Rica es precisamente el interés que ellos ponen. No podemos evitar que la cuenca sur del lado de Costa Rica, toda la zona volcánica, los ríos desemboquen en el San Juan, ya hay una cuestión natural que no podemos evitar. Quien divide artificialmente es el hombre. Quienes ponen las leyes y las contradicciones son los Estados.

¿Por qué ha persistido este interés de Costa Rica de mirar hacia el Norte?

El interés es claro, el acceso al Canal. Están claros de la necesidad mundial de la construcción de un Canal. Y se va a realizar porque el 80 por ciento del comercio mundial es a través del mar y el 40 por ciento de la economía norteamericana, la más grande del mundo, ha pasado por el Canal de Panamá, y Nicaragua presta las condiciones para hacer un nuevo Canal.

Además, presta las condiciones para ampliar el Canal, para producir y mantener agua potable y no solo eso, sino irrigar 600 mil hectáreas en el Pacífico.

Costa Rica quiere tener el acceso al agua, el acceso a la zona. Costa Rica, su política exterior, mira al Pacífico, a China Continental como su aliado estratégico en un momento determinado, en relación a un aliado económico, y si mira al Pacífico lo tiene que ver también a través del Canal.

¿La actitud de Costa Rica tendrá alguna afectación en el Acuerdo de la Unión Europea?

Es independiente. La exigencia que hizo la Unión Europea fue negociar en bloque, y Costa Rica, en este tipo de cosas, sí tiene experiencia. No solo negociar en bloque, sino que negocia fuerte en el tema económico, busca preferencias y le conviene.

¿Este Acuerdo va a garantizar que Costa Rica permanezca en el SICA?

Nunca tomaría la decisión de salirse del SICA.

¿Por razones económicas?

Y juego político, es parte de su estrategia. Ellos son neofuncionalistas por eso. Porque van y no son sistémicos, no buscan la integración política o integral, van a buscar siempre de acuerdo a sus intereses, parece contradictorio, pero es el arte de la diplomacia costarricense. Pretenden plantear no salirse del SICA, pero aprovechar el Acuerdo de Asociación.

 

Preparar la diplomacia del futuro

Las relaciones internacionales “agitadas” han logrado que la matrícula de estudiantes interesados en esta carrera se incremente en los últimos dos años.
¿Cómo preparan a los estudiantes para lo que está ocurriendo y lo que viene?
Dentro de las propuestas está incorporar en el pénsum de Relaciones Internacionales, la asignatura de Derecho Internacional Ambiental, ninguna universidad en Nicaragua lo tiene. El Derecho de Integración ya lo tenemos.
Pero el Canal nos va a rebasar, la infraestructura burocrática de Nicaragua no tiene capacidad en la actualidad de recepcionar, ni siquiera los estudios de factibilidad.
¿Los estudiantes deben estar conscientes del cambio que en la diplomacia representaría un Canal?
Claro que sí. Lo más oscuro del Derecho es el Derecho Mercantil y el Derecho Internacional Privado; los mejores abogados en Centroamérica y en América Latina vinculados al tema corporativo están en Panamá, precisamente por el Derecho Corporativo.
El Canal nos rebasaría a nivel de instituciones públicas y privadas. Al momento de recepcionar un estudio de impacto ambiental, va a caer en manos de diez funcionarios que tiene el Marena en la Dirección de Calidad Ambiental, y la mitad de esos diez funcionarios son administrativos. El Estado se tiene que disponer en función de eso.
Dijo que las relaciones internacionales estaban agitadas. ¿Se van a agitar más en el futuro?
Para nosotros sí. Para nuestra pequeña política exterior que siempre la hemos soñado en grande y la hemos hecho en grande, sí. El Canal Interoceánico, el tema de Costa Rica, de Colombia, la integración centroamericana, latinoamericana, nuestra pertenencia al ALBA, son temas novedosos para nosotros.
Queremos negociar con Corea, Brasil, Rusia, y no solo negociar con Estados, sino con el aspecto privado, con empresarios privados que son a los que hay que convencer para conseguir los 15 mil millones de dólares.