•   El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Salvador quedó ayer prácticamente con dos cortes supremas de justicia, una integrada por la Sala de lo Constitucional ampliada y la otra por 10 magistrados cuya elección fue anulada por esa dependencia en una acción que desencadenó una crisis institucional hace más de un mes.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) elegido por el Parlamento el 24 de abril pasado, Ovidio Bonilla, asumió sus funciones en sustitución de Belarmino Jaime, cuyo mandato de tres años terminó ayer.

Por su parte, Jaime, quien desconoce a Bonilla y a los magistrados que le acompañan, le entregó la Presidencia de la CSJ a su colega Florentín Meléndez, en condición de “provisional”, dijo un comunicado de la Dirección de Comunicación de ese poder del Estado.

Primera sesión en crisis

Bonilla no respondió a las preguntas de los periodistas sobre si ahora hay dos tribunales supremos, después de que presidió su primera sesión de corte plena con los magistrados elegidos en 2006 y en abril, designaciones anuladas el cinco de junio por la Sala de lo Constitucional.

Agregó que convocó a los miembros de la Sala de lo Constitucional a la sesión, pero no acudieron.

“Se hizo la convocatoria para todos los magistrados; si no asistieron, fue una decisión que yo respeto; no podemos obligarlos”, afirmó Bonilla.

Legislador EU pide solución a crisis

El senador estadounidense Marco Rubio reiteró este lunes el llamado de su país a una “pronta resolución” de la crisis constitucional en El Salvador.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus