•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con una lista de invitados similar a la del año pasado, pero esta vez sin Tomás Borge, se realizará la celebración de un aniversario más de la Revolución Popular Sandinista, ahora en honor a la “juventud de todos los tiempos”. Se espera que participen otra vez delegaciones de instituciones del gobierno.

El año pasado el presidente Daniel Ortega saludó a las delegaciones de México, Venezuela, El Salvador, Cuba, Vietnam, dirigentes sociales y sindicales de toda América Latina, a la primera comisionada Aminta Granera, a la “plana mayor” del Ejército de Nicaragua y funcionarios de las diferentes instituciones de gobierno.

Hasta el momento quienes han confirmado su participación son los dirigentes de movimientos sociales de la región, pero la Coordinadora de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo, adelantó que estarán presentando a los “invitados especiales” que estarán en la actividad hoy en la Plaza de la Fe.

El reconocimiento de uso de instituciones

El año pasado Murillo saludó a los trabajadores de Enatrel, de la Alcaldía de Managua y de la Presidencia. “Reconocemos el aporte de la Policía Nacional, del Ejército de Nicaragua, reconocemos al Frente, a las alcaldías, al Poder Ciudadano, a los movimientos de mujeres, a los promotores de Juventud Sandinista”, expresó.

Para algunos, el apoyo de funcionarios de gobierno y de recursos estatales para esta celebración es una confusión entre la familia presidencial y el Estado de Nicaragua; y para otros, una forma de empobrecer a un país al dedicar fondos del gobierno para actividades partidarias.

“Es parte del descalabro institucional que tiene el país. Él (Daniel Ortega) tiene una confusión de Familia-Estado-Partido, que lo único que está llevando a Nicaragua es a colocarse al margen de los valores democráticos aceptados; él tiene su propio concepto de democracia”, afirmó el diputado Eliseo Núñez, dirigente del Partido Liberal Independiente.

Por su parte Roberto Courtney, Director Ejecutivo de Ética y Transparencia, consideró que el apoyo de las instituciones del Estado para la realización de la celebración del 19 de Julio tiene un lado bueno y uno malo.

“El lado bueno es que el abuso del Estado para asuntos partidarios y familiares no es algo que el Gobierno oculta, más bien (es algo) de lo cual el Gobierno se enor-gullece; y, por otro lado, el abuso de estos bienes del Estado para propósitos partidarios y familiares, es por lo que somos el segundo país más pobre de Latinoamérica”, comentó Courtney.

Larga celebración

Durante las transmisiones que Murillo realiza por medios oficialistas, anunció la celebración del Día de la Alegría con “ferias solidarias” en los barrios; ayer informó sobre la marcha de la Juventud Sandinista, y saludó a las delegaciones de gobierno, partidos políticos, juventudes y movimientos sociales que estarán hoy en la celebración del 33 aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

“Tendremos el honor de presentarles a todos ellos, a cada uno de ustedes, queridos hermanos que estarán en la Plaza… o estarán siguiéndonos por televisión, porque sabemos que este es un acto de trascendencia, de importancia, año con año, 19 a 19, reunidos para promover bienestar, reunidos para hacer realidad nuestros sueños, nuestras esperanzas, reunidos para seguir en acierto, en esta ruta de alianzas y consensos”, comentó Murillo.

El discurso de Ortega

Para Eliseo Núñez, lo que ha pretendido el presidente Daniel Ortega con sus discursos, en los que se hace acompañar de tarimas llenas de jóvenes, es dar la imagen de “padre de los nicaragüenses”.

“Es la imagen paternal que quiere dar, de estar rodeado de sus hijos, de quienes representan el futuro”, dijo.

Aunque indicó que cuando Ortega se dirigió a Tomás Borge el año pasado y le aseguró: “Tomás (Borge), podemos estar tranquilos, que con esta juventud habrá Frente Sandinista para rato”, hacía referencia al relevo de “seguidores”, no de mandos.

“Lo que él piensa es que hay relevos en quienes le siguen, porque los que mandan son los mismos”, comentó Núñez.

El año pasado Ortega saludó a la primera comisionada Aminta Granera, diciendo que continuaría al frente de la Policía, y sugirió hacer un referendo para cobrar una deuda a Estados Unidos.

Para Núñez, en el discurso de hoy Ortega tratará de mantener “el status quo” y consideró que una vez más hará referencia a Estados Unidos, pero esta vez al waiver de transparencia que no fue solicitado. “Tocará, además, lo que tiene que ver con su continuidad en el poder y justificar la ruptura institucional que ha encabezado en estos años”, agregó.

En cuanto al referendo consideró que “es retórica” y que Ortega no está dispuesto “a meterse a algo así”.