•  |
  •  |
  • END

El presidente Daniel Ortega considera que en las elecciones municipales de noviembre próximo no se necesitará de observadores nacionales e internacionales, pues “no hay nada mejor” que los fiscales. “¿Acaso queremos que vengan las tropas norteamericanas a contar los votos?”, preguntó ayer el mandatario, que se sumó al Jefe del Ejército de Nicaragua, general Omar Hallesleven, quien denunció una supuesta campaña mediática de desprestigio contra la institución militar.

“¿Qué observador más calificado que el que está defendiendo a su partido?”, interrogó Ortega durante el acto en conmemoración del XXIX Aniversario del Ejército de Nicaragua luego de abundar en detalles sobre la nueva “guerra sucia” contra las instituciones del Estado.

Según el gobernante, basta con la observación de los fiscales de los distintos partidos políticos, pues Nicaragua tiene la suficiente madurez y experiencia en procesos electorales. Ortega hizo sus cuentas: “Estamos hablando 60 mil fiscales más 72 mil miembros de mesas, en total 132 mil observadores defendiendo a su partido”. Las aseveraciones de Ortega estuvieron a tono de lo que ha expresado el CSE.


La dichosa campaña y Alemán en medio
Ortega secundó al general Hallesleven, quien dedicó más del 50 por ciento de su discurso a desmentir investigaciones periodísticas de EL NUEVO DIARIO. “Esto no es nada nuevo, es una campaña sistemática, todos los que no están con ellos son corruptos, antidemocráticos, es malo, hay que destruirlo”, dijo Ortega.

“Ya bien lo decía el General del Ejército, ¿a quién van a recurrir? ¡Ja! ¿ahora vamos a recurrir al medio de comunicación, que se cree el Dios Supremo?”, expresó el mandatario, quien luego de ingresar a las instalaciones de la Brigada de Infantería Mecanizada del Ejército saludó efusivamente a las autoridades más importantes del Estado, entre quienes estuvo el ex presidente y reo Arnoldo Alemán. Al saludar a este último, tanto al inicio como al final, inusualmente se detuvo a conversar brevemente con él.


Orondo, Alemán
Alemán entró junto a los presidentes de los poderes del Estado; a la Jefa de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera; al vicepresidente Jaime Morales y al cardenal Miguel Obando y Bravo.

El ex presidente Alemán, que vive bajo régimen de convivencia familiar por haber sido enjuiciado, acusado de defraudar al Estado, orondo, se sentó entre el Inspector General del Ejército, mayor general Ramón Calderón Vindell, y del mayor general Julio César Avilés, Jefe del Estado Mayor del Ejército.

Es la primera vez que el Ejército de Nicaragua celebra su acto de aniversario en horas de la noche, un cambio que a última hora tuvo que hacer, según se conoció.