•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Con una serie de actividades culturales, deportivas y recreativas, estudiantes y autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-León, conmemoran este lunes el 53 aniversario de la masacre del 23 de julio, en donde murieron acribillados cuatro universitarios y resultaron heridas de bala más de cien personas.

Las víctimas de ese entonces participaban de una protesta en solidaridad a los caídos en El Chaparral, y en contra de la intolerancia represiva de la Guardia somocista.

Debido a los trágicos acontecimientos ocurridos al atardecer del 23 de julio de 1959 en León, y como parte del reconocimiento a los caídos: José Rubí Somarriba, de 21 años; Mauricio Martínez Santana, de 19; Sergio Saldaña González, de 20 y Erick Ramírez Medrano, de 17 años, el gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, decretó en 1984, el 23 de julio, como el “Día Nacional del Estudiante”.

Esta importante efeméride se une a las festividades del bicentenario del Alma Mater, fundada el 10 de enero de 1812, institución que actualmente ofrece al menos 40 carreras universitarias y alberga a más de 20,000 estudiantes.

A diferencia de años anteriores, la jornada universitaria se extendió tres días. La dirigencia del Movimiento Estudiantil, del Centro Universitario de la Universidad Nacional, CUUN, incluyó concursos de oratoria, encuentros deportivos, vigilia, marcha de velas, diana universitaria, recorrido de antorcha de la autonomía universitaria y ferias estudiantiles, entre otras actividades que culminan con el acto central a las 4:00 de la tarde en la Avenida Universitaria.

Fernando Montes, Presidente del CUUN, hizo un llamado a los nicaragüenses a recordar estas efemérides. “Todos debemos rendir homenaje a los cuatro estudiantes que con amor y valentía ofrecieron su vida por anhelar la libertad y luchar por sus ideales”, comentó.

Roberto Sánchez, Director de Vida Estudiantil en la UNAN-León, expresó que el 23 de julio es una fecha que trasciende el segmento de la comunidad universitaria. “Hace 53 años, en la Universidad únicamente había 800 personas, entre estudiantes y administrativos, pero al ocurrir la masacre estudiantil se produjo un desborde del pueblo, la gente estaba indignada por lo ocurrido y se sumó a la protesta a pesar de las amenazas del somocismo”, dijo.

Según Sánchez, el legado que dejaron los caídos del 23 de julio sigue vivo en el pensamiento de las nuevas generaciones. “Luchar por la injusticia y la desigualdad, optar por la libertad como agente promotor de cambio, y aunque estamos en un nuevo contexto social, los universitarios tienen el reto de formarse académicamente como profesional con habilidades, destrezas, y, sobre todo, con valores”, refirió.

La generación del 59 también fue invitada a participar de esta importante conmemoración, el doctor Octavio Martínez Ordóñez, compartió con universitarios y público en general su experiencia como sobreviviente de la masacre estudiantil, y fue parte del jurado calificador en el concurso de oratoria promovido por la Universidad, en el que participaron más de 40 estudiantes.

Este 23 de julio, el acto central será en la Avenida Universitaria, donde se desarrollará el encuentro simbólico entre los estudiantes y el Ejército, también se hará entrega de la orden “Fernando Gordillo” al profesor Orlando Pineda Flores, maestro de Pedagogía y reconocido artista nacional.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus